Fuente: Redondo-Brenes A. (2007)


Corredores Biológicos


Un reporte breve producido por el equipo de Ecosistemas Terrestres de la Iniciativa Osa & Golfito (INOGO)*. La Iniciativa Osa y Golfito, INOGO, es un esfuerzo colaborativo internacional para desarrollar una estrategia para el desarrollo humano sostenible y la gestión ambiental en los cantones de Osa y Golfito de Costa Rica. Su propósito es contribuir con el bienestar y la calidad de vida de la población, al mismo tiempo que asegurar la salud a largo plazo de los recursos primarios base representados en los ecosistemas marinos y terrestres de la región.


Rodolfo Dirzo a,b
Eben North Broadbent b,c **
Angélica María Almeyda Zambrano b,c
Lucía Morales Barquero c,d
Sandra Lucía Almeyda Zambrano b,c
Carlos Alberto Quispe Gil b,c,e

Department of Biology, Stanford University ( http://biology.stanford.edu ) 
Stanford Woods Institute for the Environment, Stanford University ( http://woods.stanford.edu )
Spatial Ecology and Conservation (SPEC) Lab, Department of Geography, University of Alabama, Tuscaloosa ( http://speclab.ua.edu )
FONASO program, Bangor University, UK and Goettingen University, Germany ( http://fonaso.eu )
Amazon Conservation Association ( http://www.amazonconservation.org )

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu
** Por favor contactarme con cualquier pregunta a: eben@ua.edu


Resumen

Principales corredores biológicos:
● Corcovado - Piedras Blancas 
● Corcovado - Matapalo 
● Corcovado - Terraba Sierpe (Paso de la Danta) 

Marco legal:
● El Decreto Ejecutivo de la República No. 33106-MINAE en su artículo. 4, inciso c define la importancia del Programa Nacional de Corredores Biológicos. 
● La Resolución Administrativa del Consejo Nacional de Áreas de Conservación No. R-SINAC-CONAC-013-2009, contiene los lineamientos para la oficialización de corredores biológicos. 

Problemática: 
Las áreas de hábitat natural, en especial los corredores biológicos, son amenazados por la deforestación como consecuencia de la expansión de monocultivos, el drenaje de los humedales y las malas prácticas de cultivo. Los corredores son administrados por consejos locales y la mayoría de estos grupos carece de organización, capacitación y financiamiento para un funcionamiento óptimo. 

Recomendaciones:
Evaluar el estado de los corredores biológicos y su funcionalidad. Capacitar a los consejos locales a cargo de los corredores para mejorar el manejo de los mismos. 


Introducción

La importancia de la conectividad entre áreas protegidas es un tema que ha sido tocado por los biólogos de Costa Rica desde los años 70 (Grandia 2013). Actualmente los corredores biológicos representan una importante herramienta de conservación para el Gobierno de Costa Rica, existen 47 propuestas de corredores, que potencialmente unirían 160 áreas protegidas (DeClerck et al. 2010). Al respecto SINAC (2007) indica que para lograr la protección de la biodiversidad no son suficientes las áreas protegidas, especialmente en el caso de Costa Rica donde la mayoría de reservas son categorizadas como pequeñas, y además rodeadas de campos de cultivo, pastizales, y zonas urbanas, siendo la conectividad en áreas protegidas un tema prioritario para lograr la conservación de la biodiversidad y todos los procesos ecológicos. Actualmente existen 37 corredores biológicos en Costa Rica y ocupan aproximadamente un 34% del territorio. Estas áreas son manejadas a través del Programa Nacional de Corredores Biológicos de Costa Rica, como parte del Sistema Nacional de Áreas de Conservación (SINAC 2009).

La importancia de los corredores biológicos radica en que posibilita la conexión entre dos áreas, mitigando el aislamiento de las poblaciones (Cushman et al. 2009). Por ejemplo, Silveira et al. (2002) indican que los corredores biológicos son de especial importancia para los jaguares ya que estos requieren grandes extensiones de bosque para existir y en ausencia de corredores, quedan confinados a pequeñas áreas, fragmentándose las poblaciones y se deteniéndose la dispersión natural.

Kaimowitz (2008) indica que así como las áreas protegidas los corredores biológicos también se ven seriamente amenazados por la deforestación. Las principales amenazas que enfrentan los corredores biológicos en Costa Rica son la expansión de monocultivos, el empleo de prácticas agropecuarias nocivas para el ambiente, el drenaje de humedales, la falta de un ordenamiento territorial y la falta de una evaluación de los recursos naturales que permita evaluar la efectividad de los corredores biológicos (SINAC 2009). Adicionalmente los corredores biológicos están a cargo de grupos locales que dependen de financiamiento externo para poder funcionar, y se les hace muy difícil generar sus ingresos para promover la conservación y mantenimiento de los corredores biológicos (SINAC 2009).


Corredores Biológicos en La Osa y Golfito

Corredor biológico Corcovado-Piedras Blancas

Se encuentra ubicado dentro de la Reserva Forestal Golfo Dulce, entre el Parque Nacional Corcovado y el Parque Nacional Piedras Blancas (Sandoval et al. 2011). Sánchez et al. (2003) indican que en el año 1979 el 93% del corredor presentaba cobertura forestal pero ya para el año 1986 la cobertura forestal representaba solo el 56.1% del corredor. A pesar de la deforestación que ha ocurrido dentro del corredor Sandoval et al. (2011) identificaron dentro del corredor áreas de alto potencial para soportar jaguares dentro del corredor Corcovado-Piedras Blancas, asimismo encontraron indicios del uso del corredor por parte de los jaguares. TUVA (1993) reportan la presencia del águila arpía en la zona del corredor conocida como Mogos. Asi mismo dentro del corredor se encuentran poblaciones de nazareno y ronrón, dos especies forestales amenazadas (García 1996). Los bosques ubicados en el corredor además proveen protección a los bosques de la península de Osa, ya que previenen la colonización de especies exóticas de flora y fauna asociadas a los ecosistemas alterados (TUVA 1993).

Corredor biológico Corcovado-Matapalo

En 1993 se identificó la necesidad de una conexión entre Corcovado y Matapalo así como también se identificaron los beneficios que traería la oficialización de este corredor de tal forma que se iniciaron los estudios para definir sus límites (Tuva 1993). Friends of the Osa (2006) reporta que desde el año 2004 se realizan trabajos de vigilancia (evitando cacería ilegal) en el corredor, y se han obtenido resultados positivos registrando la reaparición de especies de fauna silvestre, muchas de ellas en peligro de extinción.

Corredor biológico Paso de la Danta

Es un corredor amplio que conecta los bosques de la Península de Osa y Golfo Dulce con la Cordillera de Talamanca. Parte de este corredor se encuentra en el área de estudio y conecta al Parque Nacional Corcovado con el Humedal Nacional Terraba Sierpe. El corredor alberga especies amenazadas y/o endémicas como Ara macao (lapa roja), Lepardus wiedii (ocelote), Panthera onca (jaguar), Saimiri oerstedii (mono ardilla), Crax rubra (pavón grande) y Caryodaphnopsis burgueri (quira) entre otras (Brenes 2007). Asimismo Céspedes (2006) menciona que es importante porque protege la calidad del paisaje de la región. Un problema importante en este corredor es la falta de conocimiento acerca de la existencia e importancia del corredor por parte de la población local. Welsh (2006) indica que en el 2005 menos de la mitad de los pobladores tenía conocimiento del corredor. Una consecuencia que se desprende del desconocimiento de la existencia del corredor son los accidentes automovilísticos con animales, Redondo-Brenes (2007) propone la instalación de estructuras que permitan a la fauna y flora atravesar las carreteras.


Descripción de los materiales de referencia

· Etiquetas utilizadas: 6.1. Corredores biológicos, 1.11. Ley
· Número total de documentos: 15 


Bibliografía

Acevedo H. (2007) Corredor biológico Osa: Límites y uso de la tierra.

Céspedes Agüero M.V. (2006) Diseño de una red ecológica de conservación entre la Reserva de Biosfera La Amistad y las áreas protegidas del Área de Conservación Osa, Costa Rica.

Cushman S.A., McKelvey K.S. & Schwartz M.K. (2009) Use of empirically derived source-destination models to map regional conservation corridors. Conservation biology 23: 368–376.

DeClerck F. A. J., Chazdon R., Holl K.D., Milder J.C., Finegan B., Martinez-Salinas A., Imbach P., Canet L. & Ramos Z. (2010) Biodiversity conservation in human-modified landscapes of Mesoamerica: Past, present and future. Biological Conservation 143: 2301–2313

Fundación Tuva (1993) The Osa Report.

Friends of the Osa (2006) On monks and monkeys. Friends of the Osa Newsletter: 3

García R. (1996) Propuesta técnica de ordenamiento territorial con fines de conservación de biodiversidad: Proyecto Gruas.

Grandia L. (2013) Between Bolivar and Bureaucracy: The Mesoamerican Biological Corridor. Conservation and Society 5: 478–503.

Jiménez G. (2003) Estrategia metodológica para el diseño y evaluación de corredores biológicos: un estudio en Costa Rica. En: Manejo de Fauna Silvestre en Amazonía y Latinoamérica Selección de trabajos V Congreso Internacional, pp. 103–107.

Kaimowitz, D., 2008. The prospects for reduced emissions from deforestation and degradation (REDD) in Mesoamerica. International Forestry Review 10: 485– 495.

Redondo-Brenes A. (2007) Implementation of conservation approaches in human-dominated landscapes: the path of the tapir biological corridor case study, Costa Rica. Tropical Resources 26: 7–14.

Sánchez-Azofeifa G.A., Daily G.C., Pfaff A.S.P.P., Busch C. & Sánchez-Azofeifa A.G. (2003) Integrity and isolation of Costa Rica’s national parks and biological reserves: examining the dynamics of land-cover change. Biological Conservation 109: 123–135

Sandoval I., Carrillo E. & Sáenz J. (2011) Modelo de hábitat potencial para el jaguar , Panthera onca (Carnivora : Felidae), en la península de Osa Costa Rica. Brenesia 75-76: 90–96

Silveira L. & A. Jácomo. 2002. Conservación del jaguar en el Centro del Cerrado de Brasil. In: Medellín R, C. Equihua, C. Chetkiewicz, P. Crawsshaw, A. Rabinowitz, K. Redfford, J. Robinson, E. Sanderson & A. Taber. El Jaguar en el Nuevo Milenio. Ediciones Científicas Universitarias, México, México. Pp. 437-450.

Sistema Nacional de Áreas de Conservación (2007) Programa de monitoreo ecológico de las Áreas Protegidas y corredores biológicos de Costa Rica (PROMEC-CR) Etapa I (2007-2011): Resumen Ejecutivo. San José, Costa Rica

Sistema Nacional de Áreas de Conservación (2009) Plan Estratégico del Programa Nacional de Corredores Biológicos de Costa Rica para el quinquenio 2009-2014. San José

Welsh, K. (2006). Water sustainability in the Baru and Guabo watersheds in Costa Rica: Assessing social and physical aspects within rural communities. Tesis de Maestria, School of Forestry and Environmental Studies, Yale University. New Haven, CT, USA.


Figuras

Figura 1: Corredor Biológico Corcovado-Matapalo. Fuente: Jiménez G. (2003)


Figura 2: Corredor Biológico Osa: límites y uso de la tierra. Fuente: Friends of the Osa (2006) 


Figura 3: Señal informativa colocada en el corredor Paseo de la Danta. Fuente: Acevedo H. (2007)


Figura 4: Maneje con cuidado, yo también uso el camino. Redondo-Brenes A. (2007)