Fuente: Colin Kortman (INOGO)


Biodiversidad en las plantaciones de palma aceitera de la región Osa-Golfito, Costa Rica


Un reporte breve producido por el equipo de Ecosistemas Terrestres de la Iniciativa Osa & Golfito (INOGO)*. La Iniciativa Osa y Golfito, INOGO, es un esfuerzo colaborativo internacional para desarrollar una estrategia para el desarrollo humano sostenible y la gestión ambiental en los cantones de Osa y Golfito de Costa Rica. Su propósito es contribuir con el bienestar y la calidad de vida de la población, al mismo tiempo que asegurar la salud a largo plazo de los recursos primarios base representados en los ecosistemas marinos y terrestres de la región.


Rodolfo Dirzo a,b
Eben North Broadbent b,c **
Angélica María Almeyda Zambrano b,c
Picada A d
Acuña R d
Moraga M d
García D d

Department of Biology, Stanford University ( http://biology.stanford.edu ) 
Stanford Woods Institute for the Environment, Stanford University ( http://woods.stanford.edu )
Spatial Ecology and Conservation (SPEC) Lab, Department of Geography, University of Alabama, Tuscaloosa ( http://speclab.ua.edu )
d Departamento de Biologia de la Universidad de Costa Rica

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu
** Por favor contactarme con cualquier pregunta a: eben@ua.edu


En colaboración con: Picada A, Acuña R, Moraga M y García D del departamento de Biologia de la Universidad de Costa Rica.

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu.


1. Resumen

Se evaluaron la biodiversidad y los servicios ambientales básicos proveídos por las plantaciones de palma aceitera y bosques intactos en la región de Osa y Golfito en Costa Rica, un área de muy alta biodiversidad que brinda hábitats críticos para muchas especies de plantas y animales. La conversión de bosques a plantaciones de palma aceitera resulta en la disminución dramática de la densidad y riqueza de todas las plantas. Por ejemplo, la riqueza en especies de plantas grandes (>1 cm DAP) disminuyo de 206 a 2 especies por hectárea al convertir el bosque en plantación. Para nuestra sorpresa la diversidad de epifitas se incrementó en las plantaciones, pero el número de epifitas se redujo a la mitad ya que en las plantaciones la densidad de plantas adultas y juveniles, en las que crecen las epifitas, es grandemente reducida. Excluyendo las plantas de palma aceitera, la densidad de plantas medicinales o plantas con otros usos se reduce a 1 y 5.3%, respectivamente, de lo que se encuentra en bosques intactos. Las plantaciones de palma aceitera presentaron un gran incremento en el área de suelo expuesto y una reducción en la cantidad de material orgánico degradable. Esto en combinación con una infiltración 18 veces más lenta que en los bosques presenta la posibilidad de serias repercusiones de la expansión de las plantaciones de palma en la hidrología y en la calidad del agua de la región. Además, las plantaciones de palma presentaron una gran disminución en la abundancia y riqueza de las especies de fauna, no se reportó la presencia del ocelote o del tapir, como se dio en el área de bosque, destacando los impactos negativos de las plantaciones en especies de valor económico para el turismo y para el funcionamiento de los ecosistemas de la región. Dado el atractivo de la palma aceitera por los ingresos que genera a corto plazo, es de suma importancia conducir una valuación económica de las áreas de bosque de la región así como de los servicios ambientales que brindan con el objetivo de identificar usos sostenibles del importante patrimonio natural de la región.


2. Introducción

La palma aceitera africana de uso comercial (Elais guineensis var.) es uno de los cultivos con mayor crecimiento a nivel mundial (Tilman 2001; Fitzherbert et al. 2008). Aunque la palma representa un ingreso económico importante para poblaciones rurales (Horton 2009), frecuentemente en comunidades autónomas (Koh y Wilcove 2007), el rápido crecimiento de las plantaciones de palma representa una de las mayores amenazas a la biodiversidad en los trópicos (Aratrakorn et al. 2006; Koh y Wilcove 2008). Además de proveer un ingreso económico relativamente estable, Beggs y Moore (2013) destacan que los campesinos han identificado a la palma como uno de los pocos cultivos que crece en las antiguas plantaciones de banana donde se aplicaron grandes cantidades de fungicidas a base de cobre, resultados similares fueron reportados por Thrupp (1991).

Las plantaciones de palma son susceptibles a varios patógenos que impactan su rentabilidad y por ende su expansión (Roda et al. 2011). En Colombia, la reciente expansión de la pudrición de la raíz (ejemplo: enfermedad de PC) causada por los gorgojos de la palma (Rhychophorus ferrugineus) ha decimado plantaciones completas resultando en tazas de mortalidad de hasta 60%. Aunque la enfermedad de PC no es aún un problema en Costa Rica, la enfermedad de flecha seca que es causada por una variedad de microorganismos [Erwinia lathyri en África, otros en Costa Rica (Hartley 1988)], ha causado crecimiento reducido en las plantaciones de palma en todo el país (Monge et al. 1992).

La pérdida de biodiversidad ocurre cuando los hábitat naturales son convertidos a plantaciones (Curran et al. 2004), reduciendo al biodiversidad nativa, incluyendo la riqueza de especies, hasta en 60% (Aratrakorn et al. 2006), e interrumpiendo la conectividad en las rutas de migración de los animales (Fitzherbert et al. 2008). En realidad algunos estudios muestran que las pasturas abandonadas mantienen mayor riqueza de especies que las plantaciones de palma (Peh et al. 2006). Nuevas plantaciones de palma son establecidas con mayor frecuencia mediante conversión de habitas naturales, ya que otras áreas son cada vez más difíciles de encontrar (Broadbent et al. 2012). Koh (2008), al encontrar similares dinámicas sugirió que el objetivo de la conservación debe centrarse en conservar los hábitats intactos y en la creación de áreas de amortiguamiento para mantener la conectividad.

Sin embargo las preguntas de cuanta, y que tipos, de biodiversidad existen en las plantaciones de palma permanecen como áreas activas de investigación y un mejor entendimiento del valor en términos de biodiversidad de las plantaciones de palma es crítico para el desarrollo de planes de acción para la conservación que sean realistas y eficientes. Por ejemplo un estudio reciente de Beggs y Moore (2013), quienes condujeron entrevistas con propietarios de pequeñas plantaciones de palma que variaron en tamaño de 2 a 150 ha en la región de Osa y Golfito encontraron que 52% de los participantes consideran que su plantación de palma es sostenible desde el punto de vista medioambiental pues proveen hábitat, y a veces alimento, a reptiles, aves, y mamíferos, incluyendo pumas (Puma concolor), oso hormiguero (Tamandua Mexicana), chancho de monte (Pecari tajacu), danta (Tapirus bairdii), y jaguares (Pantera onca), entre otros.

Un mejor entendimiento de la biodiversidad que existe en las plantaciones de palma aceitera es especialmente pertinente en la región de Osa y Golfito, al sur de la costa Pacífica de Costa Rica. Esta región contiene la mayor área de bosques tropicales de bajura de toda América Central (Ankersen et al. 2006), con niveles extraordinarios de biodiversidad incluyendo la más grande riqueza de especies de árboles en Centro América (700+), 4-5000 especies de plantas, 375 especies de aves, 124 especies de mamíferos (Barrantes et al. 1999), así como varias especies endémicas (osaconservation.org), hábitats raros y áreas de apareamiento muy importantes (Dirzo et al. 2013). El Parque Nacional Corcovado, en la Península de Osa ha sido descrito como la ‘joya de la corona’ del sistema de Parques Nacionales de Costa Rica (Ankersen et al. 2006). Los hábitats naturales en esta área también están siendo convertidos rápidamente (Broadbent et al. 2012), y futuras proyecciones muestran que el área de plantaciones de palma se puede incrementar hasta 15000 ha en el año 2030 (inogo.stanford.edu) de aproximadamente 7590 ha en el 2011. En el área existe un alto riesgo de expansión de plantaciones de palma mediante conversión de hábitats naturales, pues aquí se encuentran las mayores áreas de bosque primario, no protegidas (Segura-Bonilla 2000), y protegidas también (Barrantes et al. 1999), de toda la Costa Pacífica de América Central.


2.1. Preguntas de investigación

En este estudio se condujo una evaluación general de la biodiversidad en las plantaciones de palma aceitera y en los bosques, considerando la abundancia y riqueza de especies de fauna y flora. Nuestra evaluación incluye mediciones de abundancia y riqueza de flora y fauna, así como también de servicios medioambientales básicos como infiltración del agua. Se compararon diferentes factores que potencialmente afectan la biodiversidad de fauna flora, específicamente: (a) cercanía a bosques intactos, (b) pendiente, y (c) la presencia de la enfermedad de la palma conocida como flecha seca.


3. Métodos


3.1. Área de estudio

Este estudio fue conducido en los cantones de Osa y Golfito localizados en el área sur de la costa pacífica de Costa Rica (Figura 1). En esta área las plantaciones de palma ocupan aproximadamente 7600 ha. El trabajo de campo se realizó del 15 al 28 de julio del 2012. El Apéndice A muestra imágenes de plantaciones de palma aceitera y de la cosecha de los frutos tomadas durante el trabajo de campo.


3.2. Protocolo de campo


Los transectos de biodiversidad se implementaron en plantaciones de palma, y bosques, para un total de siete sitios:

(A) Plantación 1A y 2A:
Bajura, topografía plana (pendiente < 5%), cerca de bosque intacto (< 250 m); 

(B) Plantación 1B y 2B:
Bajura, topografía plana (pendiente < 5%), lejos de bosque intacto (> 1 km); 

(C) Plantación inclinada:
Bajura, topografía inclinada (pendiente > 30%), cerca de bosque intacto (< 250 m); 

(D) Plantación flecha seca:
Bajura, topografía plana (pendiente < 5%), lejos de bosque intacto (> 1 km); 

(E) Bosque sin impactos en El Porvenir, dentro de la Reserva Forestal Golfo Dulce.

En cada sitio el muestreo consistió de 10 transectos de 10x2 m distribuidos de forma aleatoria, para un total de 1 ha muestreada por sitio (Figura 2). En cada transecto todas las plantas con un diámetro a la altura del pecho (DAP; 1.8m) > 1.0 cm (plantas grandes) fueron identificadas y su DAP medido. Dentro de cada transecto tres cuadrantes de 10 m2 cada uno, localizados en 0-5, 25-20, y 45-50 m a los largo del transecto, para un total de 0.3 ha por sitio, donde se identificaron todas las plantas con un DAP < 1.0 cm y un altura > 50 cm (plantas medianas). En cada cuadrante se establecieron cinco líneas perpendiculares al transecto a 0.5, 1.5, 2.5, 3.5 y 4.5 m a lo largo de cada cuadrante, los puntos de muestreo se establecieron a 0, 50, 100, 150, and 200 cm a lo largo de cada línea para un total de 25 puntos de muestreo por cuadrante (75 por transecto y 750 por sitio). En cada punto de muestreo se colocó una aguja de muestreo (una barra de 1m de altura) y todas las plantas con altura < 50cm (plantas pequeñas) fueron identificadas. En los caso en que ninguna planta toco la aguja de muestro la cobertura del suelo fue identificada como suelo, musgo, u hojarasca, estos datos fueron analizados separadamente de los datos de las plantas pequeñas y presentados como porcentaje de observaciones para el sitio o el grupo de sitios.

Los datos colectados incluyen: (a) abundancia y riqueza para plantas grandes, medianas y pequeñas, y la frecuencia de distribución de los tamaños de las plantas grandes (basado en DAP); la forma de vida de cada planta mediana, definida como: árbol, arbusto, hierba, liana, palma, plántula, rastrera o trepadora; (c) presencia de epifitas, carga (% planta) y riqueza (# especies) en cada planta grande; (d) presencia o ausencia de patógenos para cada planta grande o mediana, usando como indicador la presencia de necrosis, royas u otro síntoma de infección en las hojas; e intensidad, usando una clasificación de cuatro partes basada en el porcentaje de la corona afectada en cada planta, variando de 0 (< 25%), a 3 (> 75%); (e) riqueza y abundancia de fauna, de acuerdo a los animales observados y a sus huellas; y (f) taza de infiltración de agua en el suelo, en milímetros por minuto, calculado usando un cilindro de PVC de 15 cm de diámetro y enterrado 2 cm en el suelo (Apéndice B).

Nuestro análisis combina las descripciones cualitativas y las comparaciones cuantitativas. Bosques próximos y lejanos fueron identificados como 1-2A and 1-2B, respectivamente. Las comparaciones se realizaron entre: (a) plantaciones versus bosque intacto, y (b) entre plantaciones próximas y lejanas de los bosques y el sitio de bosque intacto.


4. Resultados

En las secciones de resultados y discusión, cuando es apropiado, proveemos la información de identificación del sitio luego de cada número para permitir fácil interpretación. Los identificadores usados son:

· b = bosque intacto (1 ha),
· pp = todas las plantaciones de palma (4 ha), 
· np = plantaciones de palma cercanas a bosques (2 ha), 
· fp = plantaciones de palma lejanas de bosques (2 ha), 
· fsp = plantación de palma con flecha seca (1 ha), 
· ip = plantación de palma en pendiente (1 ha). 

La Tabla 1 presenta resultados generales para todas las categorías. En los 7 sitios se identificaron un total de 211, 190, y 123 especies de plantas (ver apéndices C-E) de un total de 548, 651, y 3524 individuos de plantas grandes, medias y pequeñas, respectivamente. Comparado con el bosque intacto (bosque versus plantaciones) las plantaciones tienen una reducción dramática de la densidad de plantas grandes (433 b vs. 18-23 pp # ha-1) (Figura 3) y en su riqueza (206 b vs. 1-3 pp esp. ha-1) (Figura 4), flecha seca reduce más aun la densidad (16 fsp # ha-1) y riqueza (1 fsp # ha-1; solo palma presente). El área basal de las plantas grandes en las plantaciones (6.7 – 8.3 pp m2) fue mayor que el bosque intacto (5.7 b m2) debido al alto número de plantas con gran DAP (palmas aceiteras), aunque este número fue reducido a la mitad en las plantaciones con flecha seca (3.5 fsp m2). La densidad de plantas medias (344 b vs. 13-62 pp # ha-1) y su riqueza (121 b vs. 3-38 pp esp. ha-1) también fue reducida en plantaciones de palma. Los plantas pequeñas tuvieron mayor densidad en las plantaciones (175 b vs. 406-634 pp # ha-1) pero la riqueza fue reducida (48 b vs. 20-28 pp esp. ha-1). Las plantaciones cercanas a bosques (vs. lejanas, respectivamente) tienen una mayor densidad, pero similar riqueza, de plantas grandes (21 np vs. 18.5 fp # ha-1 y 1.5 np vs. 2.5 fp esp. ha-1), y tuvieron una mayor densidad y riqueza de plantas medianas (46.5 np vs. 32 fp # ha-1 y 28.5 np vs. 7 fp esp. ha-1) y plantas pequeñas (493 np vs. 625 fp # ha-1 y 27.5 np vs. 21.5 fp esp. ha-1). 

Las plántulas fueron el grupo funcional de plantas predominante (210 ind.; 61%) en el bosque, mientras que en las plantaciones el grupo funcional predominante fueron las hierbas (20.8 ind.; 47.1%) (Tabla 2, Figura 5a). Considerando solo los grupos funcionales más importante para la regeneración de bosque, vimos que los arbustos son más numerosos y forman una mayor parte de la comunidad en plantaciones que en bosque (Tabla 3 y Figura 5b; 12 ind. [80%] vs. 9 ind. [11.3%], respectivamente), pero que hay un gran diferencia entre el número de arbustos entre plantaciones cercanas versus plantaciones lejanas del bosque (Tabla 3 y Figura 5b; 22.5 ind. [91.8%] vs. 1.5 ind. [60.0%], respectivamente). Además, la mayoría de los especies de arbustos en las plantaciones eran "malas hierbas" que crecen en lugares perturbados. Esta diferencia, donde las plantaciones lejos del bosque solo tienen 17% de la regeneración de arbustos que existen en los bosques intactos, tanto en densidad como en el grupo funcional dominante destaca la limitada capacidad de regeneración en las plantaciones de palma lejos de la fuente de semillas.

En las plantas grandes de las plantaciones se observó una mínima presencia de patógenos (1.5%) al igual que en plantas medianas (0%), excepto en la plantación afectada por flecha seca, donde 100% de las plantas grandes presentaron patógenos (100%) pero no se encontraron patógenos en las plantas medianas (0%). Para las plantas con patógenos, el promedio de intensidad de su presencia fue 0.5, donde el rango es 0.5 = más bajo a 4 = más alto, mientras que en las plantaciones con flecha seca tuvieron una intensidad promedio de 2.7.

En todos los sitios muestreados (7 ha) se identificaron un total de 451 plantas epifitas pertenecientes a 28 especies. Las familias más abundantes fueron Arácea (140 ind.), Helecho (122 ind.), Melastomatácea (54 ind.) y Moraceae (41 ind.). Las plantaciones tienen un menor número de individuos de epifitas (49-77 pp # ha-1) versus el bosque (119 b # ha-1, dominado por arácea) pero un mayor riqueza de epifitas (9-15 pp vs. 8 b esp. ha-1) – aunque las plantaciones tuvieron una proporción mayor de plantas grandes con presencia de epifitas (89.5-100% pp vs. 21.5% b plantas grandes con presencia) (Figura 6). La carga de epifitas fue similar, para las plantas grandes con presencia de epifitas entre las plantaciones y el bosque (27.3-36.7% pp vs. 27.4% b carga por plantas con presencia), mientras que la mayor riqueza de epifitas por planta, al incluir solo las plantas con presencia de epifitas, se encontró en las plantaciones (2.88-4.28 pp vs. 1.22 b esp. planta-1). Las plantaciones con flecha seca tuvieron una reducción en el número de plantas grandes con epifitas (75.0%), y también una carga de epifitas reducida (7.2%) al igual que la riqueza por planta (2.25 esp planta-1) en plantas con epifitas. Las plantaciones cercanas al bosque, versus aquellas lejas del bosque, presentaron mayor abundancia de epifitas (73.5 np vs. 53.0 fp ind. ha-1) y mayor riqueza de especies de epifitas (13 np vs. 9 fp esp. ha-1). La presencia de epifitas en plantas grandes fue mayor en las plantaciones cercanas al bosque (97.4% np vs. 92.0% fp), las plantas grandes (mayormente palma) cerca del bosque tuvieron mayor carga de epifitas (37.1% np vs. 30.1% fp), y mayor riqueza de epifitas en las plantas grandes con epifitas (3.66 np vs. 3.12 fp esp. planta-1).

Las plantaciones, versus el bosque, tuvieron mucho más alta proporción de individuos con usos conocidos gracias a la presencia de la palma aceitera (98.7% pp vs. 14.1% b) (Figura 7). Sin embargo, el número de plantas grandes identificadas con propiedades medicinales fue mucho mayor en el bosque, con 61 (de un total de 433) plantas con propiedades medicinales conocidas en el bosque versus 18-23 plantas en las plantaciones de palma (de un total de 18-23), incluyendo la palma aceitera, o 0-1 (de un total de 0-1) excluyendo la palma aceitera, en las plantaciones. Los usos identificados en las plantaciones incluyeron principalmente aceite (98.7%), con una planta identificada con uso ornamental (1.3%), en el bosque se identificaron 8 usos: maderable (42.6%), techos (19.6%), ornamental (14.8%), palmito (9.8%), hule (6.6%), leña (3.3%), comestible (1.6%), y medicinal (1.6%).

Las plantaciones, versus el bosque, tienen un mayor porcentaje de observaciones de suelo expuesto (20.1-49.7 pp vs. 3.2 b %), de musgo (4.1-19.6 pp vs. 0 b %]), y presentaron menos material degradable (i.e., hojarasca; 5.2-11.2 pp vs. 73.5 b %) (Figura 8). En las plantaciones se observó mayor tiempo de infiltración de agua que en el bosque (24-300 pp vs. 6.7 b seg.), las plantación con flecha seca, y la plantación en pendiente, presentaron similares tiempos a los observados en las plantaciones en bajura (36.7 fsp y 26.6 ip seg.) (Figura 9).

La riqueza de fauna observada en las plantaciones fue de 1-5 con un promedio de 2.75 especies ha-1, mientras que en el bosque se observaron 11 especies ha-1. Las aves observadas en las plantaciones de palma fueron: Tinamidae sp., Patagioenas nigrirostris, Ramphastos swainsonii, Buteo magnirostris, Dryocupos linearis, Pitangus sulphuratus, Quiscalus mexicanus, Ramphastos swainsonii, Ara macao, y Craugastor sp. Las especies de aves observadas en el bosque fueron: Ramphastos swainsonii, Tinamus major, Tayassu tajacu, Tapirus bairdi, Manacus aurantiacus, Saimiri oerstedii, Norops sp., y Patagioenas nigrirostris. Animales terrestres observados directamente o mediate sus huellas en las plantaciones (solo cuatro plantaciones mostraron algún signo de presencia) fueron: Procyon lotor, Coendou mexicanum, y Dasyprocta punctata, mientras que en el bosque las especies observadas fueron: Leopardus pardalis, Tapirus bairidi, Coendu mexicanus, y Dasiprocta punctata.

4. Discusión

La expansión de las plantaciones de palma pone en riesgo importantes servicios que brindan la biodiversidad y los ecosistemas, incluyendo: la abundancia y riqueza de fauna y la flora, el secuestro de carbono, propiedades hidrológicas relacionadas con la sedimentación y el abastecimiento de agua, y el valor educativo de la naturaleza.

Como era de esperar, la diversidad de árboles, arbustos y lianas, se ve esencialmente cancelada en las plantaciones de palma. Del mismo modo, la diversidad y abundancia de plantas medianas, tanto como la abundancia de árboles jóvenes, una aproximación al potencial de regeneración de los bosques, es muy baja y sólo se observan algunas especies arbóreas porque la mayoría de estas plantas son especies "malas hierbas" que crecen en lugares perturbados. La supervivencia, y por lo tanto la abundancia de estas plantas varía también, dependiendo de la aplicación (o no) de los herbicidas por los agricultores. Dentro de las plantaciones de palma, la diversidad de plantas del sotobosque disminuye con la distancia de bosques conservados, destacando la importancia de las áreas de bosque y de las reservas como fuente para la colonización biológica de las plantaciones de palma.

El patógeno flecha seca afecta dramáticamente la condición de las palmas y aparentemente existe una rápida tasa de infección, debido a que es un monocultivo, una vez que la enfermedad se establece en unas pocas plantas. La expansión de flecha seca en la región podría tener graves repercusiones económicas sobre la viabilidad, y por lo tanto la expansión de las plantaciones de palma.

Sorprendentemente, el porcentaje de plantas con epífitas y la carga de epífitas de estas plantas es mayor en las plantaciones de palma: de hecho, las cicatrices de las hojas caídas de palmeras desarrollan un sustrato adecuado para el establecimiento de las epífitas, por otro lado, la acumulación de materia orgánica en los troncos favorece el crecimiento y mantenimiento de plantas epífitas y hasta plantones de árboles y árboles hemiphytic. Varias entidades taxonómicas y formas de vida predominan en este "jardín de epífitas": aráceas, helechos, gesnerias y algunas orquídeas. Sin embargo, como la densidad de tallos es mucho menor en las plantaciones de palma, en comparación con el bosque, la densidad total de epifitas es en realidad dos veces más alta en los bosques que en las plantaciones. La menor riqueza general de epífitas en bosques, comparado con plantaciones, puede estar relacionada con el aumento de sombra en estos ambientes.

La tasa de infiltración de agua, una medida de la capacidad del suelo para retener el agua, disminuye considerablemente en las plantaciones. La expansión de las plantaciones, y sobre todo en las regiones montañosas o cerca de arroyos o fuentes de agua, probablemente tendría repercusiones negativas en la calidad del agua debido al aumento de la sedimentación - y probable aumento de la contaminación de la escorrentía de pesticidas y herbicidas.

La biodiversidad animal es mucho más baja en las plantaciones de palma. Esto es particularmente evidente para los vertebrados, pero los invertebrados (particularmente algunos grupos de insectos) también se ven afectados. En particular, no hay avistamientos de la presencia de felinos o tapires en plantaciones, aunque si se les encuentran en los bosques.

El potencial de expansión de las plantaciones a mayor altitud y sitios topográficamente más complejos, tales como laderas y colinas, no sólo conduce a la pérdida de biodiversidad, pero los servicios ambientales esenciales también pueden ser particularmente vulnerables (la infiltración del agua es un buen ejemplo). Más allá de esto, la expansión de las plantaciones en este tipo de tierras puede poner en riesgo algunos hábitats únicos, como los parches de bosques de niebla en lugares como Chacuaco y Cerro Rincón. Las pasturas para ganado también son muy pobres en biodiversidad, sin embargo, en términos de cobertura de la tierra y de contenido de carbono son mejores que las plantaciones. Las tierras boscosas existentes pueden funcionar como fuentes de biodiversidad, incluso para las plantaciones de palma. Y esto destaca el valor de los corredores biológicos.

Aparentemente, además del ecoturismo, un uso compatible de los recursos naturales que al mismo tiempo favorece el mantenimiento de la biodiversidad es la agroforestería (sensu lato). Conversaciones con los habitantes locales durante este estudio llevaron a una propuesta dirigida a desarrollar un enfoque radicalmente nuevo a la plantación de palma, basado en dos acciones combinadas (que no interfieren con la cosecha de fruta de palma o con el mantenimiento de las plantaciones), a saber: (a) el desarrollo de los "jardines de epífitas", y (b) la incorporación de valiosos árboles intercalados con las palmas, para crear "las plantaciones de palma aceitera mixtos". El valor potencial de esa nueva forma de plantaciones de palma es multifacético, incluyendo: (a) el valor estético superior, (b) el valor educativo superior; (c) el aumento de la biodiversidad en términos de plantas y animales, en particular los polinizadores (atraídos por las epífitas e importante para reproducción de los árboles - abejas!); (d) el uso múltiples recursos (mayor resiliencia), y (e) una barrera a la proliferación de flecha seca, que representan un aumento del valor económico. No hace falta decir que todo esto necesitará experimentación, capacitación, y evaluaciones del mercado.

Dado el atractivo de las plantaciones de palma por sus ingresos económicos a corto plazo para los habitantes locales, es esencial calcular el valor económico correcto de los bosques que quedan, y que están o estarán compitiendo con la expansión de las plantaciones de palma aceitera. La sostenibilidad a largo plazo dependerá de la apreciación del valor total de los bosques y su biodiversidad. Si no se hace esto, el valor de los bosques naturales y la biodiversidad seguirá siendo no competitivo con el valor actual de las plantaciones.

Más allá de la biodiversidad, un logro importante de este proyecto fue el establecimiento de una verdadera asociación bidireccional a través de la participación de los estudiantes costarricenses que han recibido formación en el muestreo de la vegetación y los principios ecológicos, y que han contribuido enormemente con el trabajo de campo, en particular a través de su increíble experiencia en identificación de plantas.


6. Agradecimientos

Agradecemos de manera muy especial a todo el los miembros del equipo de trabajo de campo. Asimismo, agradecemos a Colin Kortman y Emily Beggs por su ayuda con la recopilación de datos de campo.


7. Referencias


Adams, W. M. (2001). Green development: Environment and sustainability in the Third World. Psychology Press.

Almeyda Zambrano A.M., Broadbent E.N. & Durham W.H. (2010) Social and environmental effects of ecotourism in the Osa Peninsula of Costa Rica: the Lapa Rios case. Journal of Ecotourism 9: 62–83

Ankersen, T. T., Regan, K. E., & Mack, S. A. (2006). Towards a bioregional approach to tropical forest conservation: Costa Rica's greater Osa Bioregion. Futures, 38(4), 406-431.

Aratrakorn S., Thunhikorn S., & Donald P.F. (2006) Changes in bird communities following conversion of lowland forest to oil palm and rubber plantations in southern Thailand. Bird Conservation International 16: 71-82

Beggs, Emily & Ellen Moore. The Social Landscape of African Oil Palm Production in the Osa-Golfito Region, Costa Rica. Stanford, California, USA: INOGO, Stanford Woods Institute for the Environment, February 2013.

Broadbent E.N., Almeyda Zambrano A.M., Dirzo R., Durham W.H., Driscoll L., Gallagher P., Salters R., Schultz J., Colmenares A. & Randolph S.G. (2012) The effect of land use change and ecotourism on biodiversity: A case study of Manuel Antonio, Costa Rica, from 1985 to 2008. Landscape Ecology 27: 731–744

Curran LM, Trigg SN, McDonald AK, Astiani D, Hardiono YM, Siregar P, Caniago I, & Kasischke E (2004) Lowland forest loss in protected areas of Indonesian Borneo. Science 303: 1000–1003

Dirzo RD, Broadbent EN, Almeyda Zambrano AM, Morales L, Almeyda Zambrano S, & Alberto Quispe C (2013) Entrevistas sobre prioridades para conservación y amenazas a los ecosistemas terrestres en el región de Osa y Golfito, Costa Rica. INOGO (inogo.stanford.edu).

Fitzherbert E.B., Struebig M.J., Morel A., Danielsen F., Brühl C. a, Donald P.F., Phalan B. (2008) How will oil palm expansion affect biodiversity? Trends in Ecology & Evolution 23: 538–45

Hartley, CWS. (1988) The oil palm (Elaeis guineensis jacq.). 3 ed. England, Longman Scientific and Technical. 761 p.

Horton, L. R. 2009. Buying Up Nature: Economic and Social Impacts of Costa Rica’s Ecotourism Boom. Latin American Perspectives 36: 93–107

Koh L.P., Wilcove D.S. (2007) Cashing in palm oil for conservation. Nature 448: 993–994

Koh LP (2008) Can oil palm plantations be made more hospitable for forest butterflies and birds? J Appl Ecol 45: 1002–1009

Koh, L. P., & Wilcove, D. S. (2008). Is oil palm agriculture really destroying tropical biodiversity?. Conservation Letters, 1: 60-64.

Monge, JE., Chinchilla, C., Castrillo, G. (1992) Estres y susceptibilidad de la palma aceitera (Elaeis guineensis) a la pudricion comun de la fleche. Agronomia Costarricense 16: 243-148

Peh, K. S. H., Sodhi, N. S., De Jong, J., Sekercioglu, C. H., Yap, C. A. M., & Lim, S. L. H. (2006). Conservation value of degraded habitats for forest birds in southern Peninsular Malaysia. Diversity and Distributions 12: 572-581

Roda, A., Kairo, M., Damian, T., Franken, F., Heidweiller, K., Johanns, C., & Mankin, R. (2011). Red palm weevil (Rhynchophorus ferrugineus), an invasive pest recently found in the Caribbean that threatens the region. EPPO Bulletin 41: 116-121.

Segura-Bonilla O. (2000) Forest policy in Costa Rica. In: Sustainable forest management and global climate change: Selected case studies from the Americas, eds. M. Dore & R. Guevara, pp. 225–260. Edward Elgar Publishers.

Thrupp, Lori Ann 1991. Long-term losses from accumulation of pesticide residues: a case of persistent copper toxicity in soils of Costa Rica. Geoforum 22: 1-15

Tilman D, Fargione J, Wolff B, D’Antonio C, Dobson A, Howarth R, Schindler D, Schlesinger WH, Simberloff D, Swackhamer D. (2001) Forecasting agriculturally driven global environmental change. Science 292: 281–284


6. Tablas 


Tabla 1.
Los valores promedio de todas las mediciones para las plantaciones y bosques. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).


Tabla 2. La densidad y el porcentaje de plantas medias clasificadas en ocho grupos funcionales para plantaciones de palma y sitios forestales. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).


Tabla 3. La densidad y el porcentaje de plantas medias clasificadas en cuatro grupos funcionales para la plantación de palma y los sitios forestales. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



7. Figuras


Figura 1. Área de estudio ubicado en la Península de Osa y Golfito región del sur del Pacífico, Costa Rica. Los sitios de estudio se localizaron en las plantaciones y bosques intactos a través de la Península de Osa y Golfito región.

Figura 2. Diseño del estudio. Se seleccionaron 7 sitios, con 10 transectos por sitio, 3 cuadrantes por transecto, 5 líneas por cada cuadrante y 5 intercepciones por línea. 



Figura 3. Densidad de individuos de plantas (# ha-1) grandes, medias y pequeñas dentro de sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha). 



Figura 4. Riqueza de especies (especias ha-1) de plantas adultos, jóvenes y plántulas en sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 5a. Densidad (# ha-1) y porcentaje (%) de plantas medias clasificado según su tipo funcional dentro de sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 5b. Densidad (# ha-1) y porcentaje (%) de plantas medias clasificado según su tipo funcional, incluyendo solo tipos funcionales primarios, dentro de sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 6. Presencia de epifitas (%), la carga de las plantas grandes que tienen epifitas (%), y el número de epifitas (# ha-1) en sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 7. Densidad de plantas con usos conocidos (# ha-1) dentro de sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 8. Porcentaje de observaciones (%) de suelo, musgo y hojarasca en sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).



Figura 9. Velocidad de infiltración de agua (mm minuto) en sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).


8. Apéndices


Apéndice A. Fotos de plantaciones de palma (A,B,C) y su cosecha en la región (D) de Osa y Golfito, Costa Rica.
Fuente: Colin Kortman (INOGO) 


Apéndice B. Fotos de la metodología para medir infiltración de agua en los suelos.
Fuente: Colin Kortman (INOGO) 


Apéndice C (abajo). Densidad (# ha-1) y riqueza de especies de plantas grandes (> 1 cm DAP) en sitios de plantación de palma y bosque. Todas = las plantaciones cerca y lejos (4 ha).

Densidad (# ha-1) de plantas grandes ( > 1 cm DAP)

Bosque

Plantaciones de palma

Todas

Cerca

Lejos

Flecha Seca

Inclinada

Acanthaceae

1

Alchornea grandis grandis

1

Amphitecna gentryi

1

Anacardium excelsum

1

Anaxagoria crassipetala

8

Andira inermis

1

Annona pubescente

1

Annona sp

3

Annonaceae 1

3

Annonaceae 2

1

Annonaceae 3 tepalos

1

Annonaceae hoja aspera

1

Anonaceae "Zanahoria"

3

Apeiba sp

1

Apocynaceae bejuco

1

Apocynaceae hojas pequennas

1

Ardisia sp

1

Ardisia sp 1

1

Ardisia sp 3 HG

1

Bactris sp

2

Bahuinia sp

1

Bejuco corteza amarilla

1

Bejuco hojas opuestas madera rosada

1

Bejuco latex rojo tipo machaerium

1

Bejuco madera rojiza

1

Bonafousia undulata

3

Borojoa panamensis

1

Brosimum sp

2

Brosimum sp 1

1

Brosimum utile

5

Bunchosia sp

1

Byrsonima sp

2

Calathea crotallifera

2

Callophyllum longifolium

3

Carapa nicaraguensis

4

Casearia arborea

3

Cassipourea elliptica

6

Castilla elastica

4

Cecropia obtusifolia

0.25

0.5

Cecropia obtusifolia

1

Cespedesia spathulata

1

Chrysochlamys alleni

3

Chrysochlamys grandifolia

5

Citharexylum viride

0.25

0.5

Clarisia biflora

9

Coccoloba 1

1

Compsoneura excelsa

5

Conostegia sp

2

Cordia lucidula

6

Costus HG

2

Costus plicatus

2

Costus sp 2

2

Croton sp

8

Croton sp 1

1

Croton sp 2

1

Cupania sp

1

Cymbopetalum

1

Davilla sp

1

Dendropanax arboreus

4

Dendropanax sp 2

1

Desmopsis verrucipes

1

Dichapetalaceae sp

1

Dilleniaceae

1

Doliocarpus multiflorus

1

Elaeis guineensis

18.75

20.5

17

16

20

Eschweilera sp

1

Eugenia sp

2

Euterpe precatoria

3

Fabaceae puntos y rayas

2

Faramea sessifolia

3

Ficus (estrangulador)

1

Ficus aff. Insipida

3

Flacourtiaceae

3

Geonoma cuneata

2

Geonoma sp

1

Geonoma sp 1

1

Guarea (glabra)

1

Guarea aff. Glabra

2

Guarea HG

1

Guarea sp

3

Guateria amplifolia

6

Guateria amplifolia 

3

Guatteria chiriquensis

1

Heisteria

1

Heliconia naranja

1

Heliconia sp (Infloresencias rojas erectas)

1

Henrietea sp

6

Henriettella tuberculosa

3

Hirtella sp

3

Hirtella sp? Hoja brillante

1

Humiriastrum diguense

2

Hyeronima alchorneoides

2

Indeterminada 1

1

Inga 1

3

Inga 2

2

Inga 3 hoja pequeña no alada

1

Inga mas nueva

1

Inga raquis alado 7 pares de pinas

1

Inga sp nueva (albura roja y madera blanca)

2

iriartea deltoidea

3

Laetia procera

2

Laetia procera (Lenticelas grandes. tronco rojizo)

1

Lauraceae (Nectandra sp?)

1

Leandra grandifolia

2

liana. madera y albura roja

1

Licania operculipetala

1

Lozania mutisiana

2

Mabea klugii

1

Mabea occidentalis

11

Malval indeterminada

2

Malvaviscus achaniodes

2

Marilla laxiflora

3

Mayna odorata

2

Mayna odorata

2

Mayna odorataampla

1

Mayna odoratasp

1

Melastomataceae H ancha

1

Meliaceae sp

6

Meliaceae sp 1

4

Meliaceae sp 2

1

Meliaceae sp 3

1

Miconia nervosa

2

Miconia sp

0.25

0.5

Miconia sp 2

1

Miconia trinervia

4

Minquartia guianensis

1

Moracea aspera

0.25

0.5

Moraceae

1

Myrsinaceae

1

Myrsinaceae

1

Myrtaceae nueva

1

Naucleopsis ulei

4

Nectandra sp 2

1

Neea laetevirens

3

Neea urophylla

4

NPI Laetia 2

1

NPI Laetia procera

1

NPI Laetia procera

4

Ocotea lentii

1

Ocotea sp

1

Oenocarpus mapora

1

Olor a anis en la madera

1

Otoba novogranatensis

2

Ouratea valerii

1

Pachira aquatica

1

Parathesis acostensis acostensis (corteza café oscuro con resina)

3

Pausandra trianeae

2

Peltogyne purpuea

2

Pentagonia tinajita

2

Perebea hispidula

8

Piper 1

1

Piper peludo

1

Piper reticulata

4

Piper sp 2

2

Piper sp acorazonado

2

Pleiostachys sp

1

Plinia sp

1

Posoqueria latifolia

1

Pouteria 1

1

Pouteria HL

1

Pouteria lecythidicarpa

3

Pouteria sp

2

Pouteria sp HL

1

Pouteria sp nueva

1

Protium aracouchini

6

Protium HG

1

Pseudolmedia oxyphyllaria

1

Psychotria 1

1

Psychotria poeppigiana

1

Psychotria sp

4

Psychotria sp 1

2

Psychotria sp 1

4

Psychotria sp 2

2

Psychotria sp 2

1

Psychotria sp 5

1

Qualea paraensis

1

Ruptiliocarpon caracolito

4

Sapindaceae (Paulinia)

2

Schizolobium parahyba

1

Schlegelia sp

1

Serjania sp 1

1

Serjania sp 2

1

Simaba cedron

1

Siparuna sp

2

Socratea exorhiza

4

Solanaceae

2

Sorocea pubivena

1

Sterculia recordiana

3

Strychnos

1

Symphonia globulifera

6

Talisia nervosa

1

Tallo con lenticelas grandes

1

Terminalia sp

1

Tetracera sp

1

Tetrathylacium macrophyllum

4

Thouinidium decandrum

1

Tipo achiote

1

Tovomita stylosa

1

Trichilia septentrionalis

1

Triplaris melanodendron

1

Tronco ondulado

1

Unonopsis theobromifolia

1

Vachellia alenii

2

Verticilada pilosa

1

Virola surinamensis

3

Virola surinamensis 2

1

Vochisia ferruginea

2

Vochysia allenii

5

Vochysia ferruginea

8

Welfia regia

5

Xylopia frutescens

1

 

 

 

 

 

Total plantas

433

19.75

21

18.5

16

20

Riqueza de especies

206

5

2

4

1

1