Fuente: www.laparios.com


Acciones para promover la sostenibilidad de los ecosistemas terrestres


Un reporte breve producido por el equipo de Ecosistemas Terrestres de la Iniciativa Osa & Golfito (INOGO)*. La Iniciativa Osa y Golfito, INOGO, es un esfuerzo colaborativo internacional para desarrollar una estrategia para el desarrollo humano sostenible y la gestión ambiental en los cantones de Osa y Golfito de Costa Rica. Su propósito es contribuir con el bienestar y la calidad de vida de la población, al mismo tiempo que asegurar la salud a largo plazo de los recursos primarios base representados en los ecosistemas marinos y terrestres de la región.


Rodolfo Dirzo a,b
Eben North Broadbent b,c **
Angélica María Almeyda Zambrano b,c
Lucía Morales Barquero c,d
Sandra Lucía Almeyda Zambrano b,c
Carlos Alberto Quispe Gil b,c,e

Department of Biology, Stanford University ( http://biology.stanford.edu ) 
Stanford Woods Institute for the Environment, Stanford University ( http://woods.stanford.edu )
Spatial Ecology and Conservation (SPEC) Lab, Department of Geography, University of Alabama, Tuscaloosa ( http://speclab.ua.edu )
FONASO program, Bangor University, UK and Goettingen University, Germany ( http://fonaso.eu )
Amazon Conservation Association ( http://www.amazonconservation.org )

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu
** Por favor contactarme con cualquier pregunta a: eben@ua.edu


1. Introducción

El objetivo de este estudio fue identificar y priorizar acciones específicas que resulten en el incremento de la sostenibilidad de los ecosistemas terrestres (con mención de los ecosistemas marinos) de la región de Osa y Golfito.


2. Metodología

Se aplicó un cuestionario a 27 expertos en el que se les pedía: “¿De acuerdo a su experiencia, por favor describa, en 5 oraciones o menos, lo que usted considere ser la acción más importante que se puede realizar para promover la sostenibilidad de los ecosistemas terrestres en la región de Osa & Golfito?” Y también lo misma pregunta enfocada en los ecosistemas marinos. Las respuestas fueron descriptivas y también en forma de listas priorizadas de prioridad 1 (mayor prioridad) a 5 (menor prioridad). Las respuestas fueron clasificadas en categorías generales y en subcategorías (Tabla 1). Las categorías generales (Tabla 1; número de sub-categorías) son: ecológicos (5); educativo (2); gobernancia (5); integración (2); socio-económico (6) y espacial (5). Las respuestas también eran analizadas usando el sitio www.wordle.net para ver la importancia de las palabras usados.


3. Acciones terrestres

El mayor número de acciones se propone en la categoría de gobierno (33%), seguido de socio-económica (27%) y espacial (16%) (Tabla 2). La subcategoría más importante fue compartido en partes iguales entre desarrollo de nuevas estrategias (11%) en la categoría de gobernancia y promover desarrollo sostenible (11%) en la categoría socio-económica. Otras subcategorías especialmente importantes incluyen: aumento de la capacidad para hacer cumplir las leyes (9%), las acciones de conservación de la conectividad de los bosques o la mejora (8%), hacer cumplir adecuadamente las regulaciones existentes (7%), y proporcionar una mejor educación ambiental (5%). A continuación se presentan resúmenes integrados de las respuestas específicas, organizadas por categorías. Figura 1 muestra las palabras más usados.


Ecológico 

Promover más investigación en Osa, en especial en el tema de los ecosistemas terrestres, y sobre el manejo integral de los ecosistemas tanto fuera como dentro de las áreas protegidas, especialmente en temas que ayuden la identificación de las áreas clave para trabajar y a una priorización de las actividades. Usar esta información para identificar amenazas a los objetos de conservación. Es importante trabajar en la recuperación de zonas claves para la conectividad tanto como para la biodiversidad, por ejemplo los esfuerzos para consolidar el Corredor Biológico AMISTOSA y CBO-Osa deben continuar. Un enfoque seria fortalecer los proyectos de reforestación y regeneración, especialmente en fincas no usadas, para mejorar la conectividad y dar prioridad a la conservación de bosques secundarios maduros. Proveer mayor protección a sitios importantes para la biodiversidad o por ser hábitat únicos, ej. Cerró Brujo, Cerro Rincón, Cerro Chocuaco y Cerro Muller. Estas son zonas de bosques nubosos y algunos no tienen protección por estar fuera de los Parques Nacionales. Tambien las zonas alrededor de los Poblados Rancho Quemado y Rincón son zonas únicas por su alta biodiversidad en flora. En todos los esfuerzos es importante considerar una mejor gestión a las cuencas hidrográficas, ya que están siendo dragadas (Rios Abrojo, Claro, Corredores, Esquinas, y Lavaca), y la aceleración de la erosión hídrica está provocando sedimentación en el Golfo Dulce. Hay esfuerzos ya realizados en este sentido, pero es clave para colaborar con ellos y supervisar su progreso para garantizar la conectividad entre parches de bosques y otros ecosistemas. 


Educación 

El enfoque principal es trabajar con las comunidades para mejorar el sistema y proveer oportunidades de educación ambiental, y de educación en gestión comunitaria, porque actualmente las oportunidades son muy limitadas. A través de ambas clases se podrían desarrollar programas de gestión a nivel comunitario orientados a la educación de las personas para que entiendan las dinámicas de los diferentes ecosistemas. La mejora de la calidad de la educación ayudará a cambiar la mentalidad y valores de las personas, incluso para dar más valor a la biodiversidad y recursos naturales, y para percibir beneficios de su conservación y entonces disminuir la presión sobre los mismos. Por ejemplo podrían disminuir la caza y/o la tala ilegal. Hay que recordar que la educación, clave para la sostenibilidad, debe hacerse en un área más amplia, ya que muchos de los cazadores furtivos y madereros ilegales no son residentes de la zona de Osa y Golfito y provienen de áreas fuera de la Península de Osa. También fue mencionado que los guardaparques y administradores de parques necesitan recibir información adecuada para aplicar un enfoque integrado de los ecosistemas. 


Espacial 

Las acciones relacionadas a temas espaciales se dividen en tres categorías: (a) bosque núcleo, (b) conectividad, y (c) hábitats únicos. Se destacaron las áreas de bosque núcleo dentro de los parques pues requieren una mejor aplicación de la ley, ya que son fundamentales para las poblaciones de animales. Una preocupación crítica es la conectividad de los bosques, así como los procesos ecológicos que apoya, como la dispersión de semillas, especialmente fuera de las áreas protegidas. Las áreas específicas mencionadas fueron Corredor Biológico Osa (CBO) y Zona de Mogos, las áreas de hábitat entre los parques, el Humedal Térraba Sierpe, y el corredor AMISTOSA. En la medida que estas áreas tienen muchas fincas, posibles enfoques incluyen: (a) una mejor gestión de los bosques existentes, y (b) pagar las fincas, inclusive las ganaderas, pues el Parque Nacional Piedras Blancas tiene fincas que aún no se han pagado y están ubicadas en zonas claves para la conectividad hacia el Corredor AMISTOSA, y (c) comprar y reforestar las fincas. A mismo tiempo hay que mantener la conectividad y ecosistemas intactos desde las zonas planas hasta las más altas, para permitir la gradiente altitudinal de especies. Se debe reforesta o reconvertir las partes planas porque todo se ha convertido a potrero, lo cual ha hecho que se pierdan especies endémicas (ej. Trimaxilaria endémica). También hay que proteger la zona alrededor de los Poblados Rancho Quemado y Rincón, y CBO, que se ha demostrado que son zonas únicas por su alta biodiversidad de flora. También hay que proveer mayor protección a sitios de hábitats únicos, ej. Cerró Brujo, Cerro Rincón, Cerro Chocuaco y Cerro Muller. Estas son zonas de bosques nubosos y algunos no tienen protección por estar fuera de los Parques Nacionales. 


Gobernancia 

Las prioridades de gobernancia se centraron en: (a) la aplicación de las estrategias existentes, lo que a menudo requieren una mayor capacidad de ejecución; (b) el desarrollo de nuevas estrategias que integren mejor a las poblaciones locales, y (c) la identificación de enfoques de monitoreo para medir la efectividad de las estrategias a largo plazo. 

Hay una larga lista de iniciativas que se han desarrollado para la región de Osa. La aplicación y el seguimiento de estas iniciativas ha sido limitada. Los parques nacionales, reservas forestales y las áreas protegidas en general vienen desarrollado y actualizado los planes de gestión. El primer paso sería la implementación de estos planes, especialmente en áreas críticas tales como ACOSA, para iniciar un uso racional de los recurso naturales. Sin embargo, estos planes se deben desarrollar aún más hacia una meta enfoque ecosistémico.

Esto sería solo el inicio, pues los recursos existentes no son suficientes. Son necesarios un incremento en la infraestructura y recursos que permitan el desempeño adecuado del personal de control y protección, especialmente en las áreas protegidas. Por ejemplo, es necesario: (a) tener más y mejor entrenados guarda parques y personal del MINAET, (b) aumentar la efectividad de manejo del SINAC; y (c) aumentar el personal en la Reserva Forestal Golfo Dulce y en el Parque Nacional Corcovado. Se debe realizar una evaluación de las necesidades y capacidades de patrullaje actuales de guardaparques. Se deben desarrollar planes de patrullaje claros con suficientes recursos humanos y financieros, y que incluyan las zonas donde la caza ilegal y la tala ilegal son más frecuentes. Los recursos financieros para la gestión de los parques nacionales podrían venir en parte del sector turístico privado que es el principal beneficiario de la industria de los parques nacionales.

Muchas de las iniciativas de vigilancia se han desarrollado, pero realmente no hay aplicación de la vigilancia sistemática de los recursos naturales de la zona. Esto dificulta nuestra capacidad de acceder al éxito de las acciones de conservación y la sostenibilidad a largo plazo de los recursos, así como para acceder a nueva financiación para futuros proyectos. Es fundamental contar con mejores sistemas de control que se deben hacer en coordinación con el SINAC. Un problema con el seguimiento ha sido siempre la falta de recursos financieros y / o permanencia a largo plazo de los sistemas de vigilancia. Nuevas formas de control deben ser la investigación y la práctica.

Es importante capacitar a los pobladores locales para que puedan trabajar en las áreas protegidas y que así sean una fuente de ingreso para las personas que viven más cerca. También se debe promover la participación local en la toma de decisiones en general, tanto organizaciones como personas de la zona.

Mejoras en la política forestal incluyen: (a) aplicar manejo activo en las áreas protegidas para la conservación de los ecosistemas y especies frágiles, especialmente considerando que los crímenes ambientales de cacería y tala nunca proceden y que dentro de la RFGD los infractores están muy organizados; (b) priorizar los focos de cacería ya que es donde se están perdiendo las poblaciones de presas para jaguares, pumas etc., que incluye La Gamba y cerca de los Patos, (c) mejorar manejo de bosque en términos de conservación, que logren la conectividad de la zona; (d) fortalecer los PSA (para evitar que la gente corte y evite los procesos de sucesión), y (d) realizar manejo forestal sin tocar algunas especies (ej. Nazareno y Camíbar) y aprovechar solo especies semiduras en planes de manejo donde se estuviera bien documentado y se respetaran, y que esto diera ingresos a las comunidades.

Alcanzar estos objetivos puede necesitar la compra y/o protección de propiedades para restauración, especialmente en el caso de cacería ilegal, una de las mayores amenazas a la conectividad. Además es necesario un sistema de control fuera de las áreas naturales protegidas. Los cazadores y madereros furtivos son una amenaza importante fuera de las áreas protegidas, MINAET sólo actúa de forma inmediata en las áreas protegidas, fuera de estas zonas sólo actúan si reciben una llamada advirtiéndoles sobre los cazadores furtivos (la denuncia), pero carecen de personal para cubrir la gran área de su jurisdicción.

Finalmente, es necesario: (a) mejor entendimiento de las causas, la extensión espacial, el impacto de la tala y la caza, así como también llevar un registro de estas actividades. Esto hará que sea posible evaluar el éxito de las medidas adoptadas en su contra; y (b) identificar una sistema de indicadores para lograr medir y evaluar el éxito del SINAC. Promec posee indicadores muy "gruesos". Deben ser indicadores que sean fáciles de medir (inclusive para incorporar a las comunidades) y representativos.


Integracion 

Las acciones de integración es concentran en: (a) promover estudios de gestión de ASP aplicado y manejo integral de los ecosistemas tanto fuera como dentro de las áreas protegidas para reducir las amenazas identificadas, (b) proveer y democratizar los resultados de estas investigaciones; y (c) mejor comunicación entre los conservacionistas, investigadores, empresas turísticas, escuelas, terratenientes, y funcionarios gubernamentales. Las universidades podrían colaborar para en el desarrollo de estos programas. Esto puede ser un complemento a la supervisión de la comunidad. Una estación de investigación también se podría desarrollar en el área, como una manera de garantizar la continuidad de la investigación y podría ser una fuente de trabajo para la población local. 

Las comunidades deben estar bien integradas en el desarrollo los planes de control y uso sus propios recursos naturales, incluyendo los recursos forestales y la biodiversidad. Un sistema comunitario de seguimiento es la manera en que la población local se puede beneficiar directamente de la conservación y es además una forma efectiva de educación. Sin embargo, un esquema de pago o incentivos deben aplicarse, así como un conjunto claro de indicadores.


Socio-económico 

Las acciones en esta categoría general destacan oportunidades económicas que llevan al aumento de la sostenibilidad de los ecosistemas terrestres, y específicamente aquellas oportunidades económicas que evitan la visión de proyectos de “desarrollo” que algunos inversionistas creen que es bueno para la región sin analizarla detenidamente y pensando básicamente en sus ganancias. El enfoque está en la utilización de los recursos naturales como medio para el desarrollo de actividades de beneficio para las comunidades. Es de importancia crítica desarrollar mejores prácticas agrícolas y acuiculturas, regulaciones, y su aplicación por parte de una autoridad competente, por ejemplo para la palma de aceite y para el arroz, y que los agricultores respeten la ley para la protección de los márgenes de todos los ríos y arroyos. 

Mejorar prácticas agrícolas (coordinados con el MAG) y forestales (coordinado con MINAE), posiblemente a través de Cooperativas – Coopepalma, es una buena opción para introducir mejoras en general y especialmente en el cultivo de la palma. Para los pequeños productores es importante proveer programas que permitan diversificar los cultivos, incluyendo el desarrollo y aplicación de sistemas silvopastoriles, que garantice la seguridad alimentaria de la zona (ej. granos básicos para autoconsumo). Otras opciones incluye el cambiar decretos del MINAE para permitir el SFM o la extracción de madera caída. Se destacó la importancia de promover mayor investigación sobre opciones sostenibles de desarrollo para las comunidades vecinas.

Estos esfuerzos no podrían ser exitosos sin el incremento del valor a los productos forestales, incluso de los servicios ambientales, para que sean competitivos frente a otros usos, en especial la palma aceitera. Una opción seria desarrollo de un mercado garantizado para servicios forestales de manera sostenible (SFM). Adicionalmente, mantener y ampliar los programas de pago de servicios ambientales (PSA) a los propietarios privados, con mejor regulación para evitar que la gente corte y evite los procesos de sucesión y para resolver los problemas de titulación. El esquema de PSA en Costa Rica, ha sufrido muy pocas modificaciones desde su implantación hace casi 15 años. Nuevas opciones (ej., PES diversificado) para los pagos deben ser evaluados. El sector privado puede contribuir a estos planes, por ejemplo, el mercado voluntario de carbono podría financiar iniciativas para pequeñas operaciones de tala de "madera caída". Espacialmente, PSA debe tener mejor representación en el área cercana al Parque Nacional Piedras Blancas, hacia Este que tiene una cobertura muy baja.

Es necesario tener promotores locales de la zona, esto podría ser profesionales de recursos naturales pagados en parte por el gobierno y en parte por el sector privado a la gente consejos sobre cómo tener acceso a los esquemas de PSA o prácticas agrícolas más desarrollados (como la agricultura ecológica). La población local no puede permitirse el lujo de pagar asesoramiento profesional, por lo que este promotores locales podría ser un enlace entre el gobierno, las organizaciones no gubernamentales y la población local para que los proyectos más exitosos.

Desafortunadamente, los niveles actuales de empleo, y en particular de empleos verdes no son suficientes para alcanzar sostenibilidad en la región. Esto requiere un enfoque con dos componentes: (a) apoyo el desarrollo de empresas (rentables) cuyas actividades se asocien a la conservación y empleos verdes, and (b) capacitación a la población local en el desarrollo de programas productivos sostenibles por ejemplo turismo. Estos dos componentes proveen actividades económicas a las personas de la zona, promoviendo la estabilidad económica de estas familias, y por tanto disminuyendo la presión insostenible sobre los recursos naturales. Promover y fomentar el ecoturismo y el turismo rural, especialmente a pequeña escala, que es una actividad que funciona bien en la región. Los programas deben ser enfocados a comunidades de importancia crítica para la conservación de la biodiversidad, como Rancho Quemado y otras dentro de la reserva. Un buen ejemplo seria el recorrido turístico en paganas que salga de Rancho Quemado y pase hacia la Reserva Guaymi.


4. Acciones Marinas

El mayor número de acciones se propone en la categoría de gobernancia (38%), seguido por las categorías socio-económica (24%) y educación (24%) (Tabla 3). La subcategoría más importante fue educación sobre el uso sostenible de los recursos (24%), seguida por desarrollo de nuevas estrategias en la categoría gobernancia (19%) y acciones que promover desarrollo sostenible (19%) en la categoría socio-económico. Otra subcategorías especialmente importante fue hacer cumplir las estrategias existentes (9.5%). La Figura 2 muestra las palabras más usadas.

Las acciones ecológicas se centraron en la recuperación de áreas de humedal y manglar a través de un mejor manejo de suelos enfocado en trabajos a nivel de cuencas hidrográficas prioritarias, específicamente el Rio Terraba y el Valle Coto, que puede ocasionar alta sedimentación y contaminación. Es necesario promover la investigación científica para una gestión más efectiva en estos temas.

Es necesario sensibilizar y concientizar a los actores involucrados en la parte marina. La educación es la mejor manera para alcanzar este objetivo y debe enfocarse en: (a) emprendimiento institucional de la importancia de los ecosistemas marinos, (b) talleres a los pobladores locales sobre pesca responsable, (c) turismo responsable dentro del mar, (d) observación de cetáceos, (e) prácticas de buceo más sostenibles, y (f) capacitar a población local en turismo. Se deben realizar investigaciones que indiquen los estados reales de los ecosistemas, y todos los resultados deben ser divulgados al público en una manera fácil a encontrar y entender. También es fundamental tener una estrategia efectiva de aplicación de la ley, que requiere un aumento de la capacidad de aplicación, y el desarrollo de estrategias para el monitoreo del éxito de los esfuerzos.


5. Figuras


Figure 1. Acciones terrestres (www.wordle.net).



Figure 2. Acciones marinos (www.wordle.net). 


6. Tablas

Tabla 1. Categorías y sub-categorías de las acciones propuestas.


Tabla 2. Número de acciones y su prioridad media por categoría y sub-categoría por los ecosistemas terrestres.


Tabla 3. Número de acciones y su prioridad media por categoría y sub-categoría por los ecosistemas marinos.