Fuente: www.esacademic.com 


Mono carablanca


Un reporte breve producido por el equipo de Ecosistemas Terrestres de la Iniciativa Osa & Golfito (INOGO)*. La Iniciativa Osa y Golfito, INOGO, es un esfuerzo colaborativo internacional para desarrollar una estrategia para el desarrollo humano sostenible y la gestión ambiental en los cantones de Osa y Golfito de Costa Rica. Su propósito es contribuir con el bienestar y la calidad de vida de la población, al mismo tiempo que asegurar la salud a largo plazo de los recursos primarios base representados en los ecosistemas marinos y terrestres de la región.


Rodolfo Dirzo a,b
Eben North Broadbent b,c **
Angélica María Almeyda Zambrano b,c
Lucía Morales Barquero c,d
Sandra Lucía Almeyda Zambrano b,c
Carlos Alberto Quispe Gil b,c,e

Department of Biology, Stanford University ( http://biology.stanford.edu ) 
Stanford Woods Institute for the Environment, Stanford University ( http://woods.stanford.edu )
Spatial Ecology and Conservation (SPEC) Lab, Department of Geography, University of Alabama, Tuscaloosa ( http://speclab.ua.edu )
FONASO program, Bangor University, UK and Goettingen University, Germany ( http://fonaso.eu )
Amazon Conservation Association ( http://www.amazonconservation.org )

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu
** Por favor contactarme con cualquier pregunta a: eben@ua.edu


1. Resumen

Nombre común: Mono carablanca 
Nombre científico: Cebus capucinus imitator 
Estado de conservación: 
● CITES: No incluida 
● UICN: Preocupación menor (LC) 
● Ley de Conservación y de Vida Silvestre de Costa Rica: Especie de fauna con población reducida o amenazada 
Protección en Costa Rica: Protegida por la Ley de Conservación y de Vida Silvestre No. 7.317 
Principales amenazas en la Osa y Golfito: perdida de hábitat natural por cultivos de frutales y musáceas, plantaciones de palma aceitera y de melina, y tendido eléctrico. El cambio climático. 
A nivel global la cacería y la pérdida de hábitat. 
Acciones recomendadas en la Osa y Golfito: educación ambiental, promoción del establecimiento de cercas vivas, y creación de conexión entre los bosques. La creación y protección de áreas de conservación. 


2. Introducción

El mono carablanca es considerado el primate más inteligente del nuevo mundo (Wong et al. 1999) y Cebus capucinus es el único representante del genero Cebus que ocurre en América Central (Fedigan et al. 1996). El mono carablanca se distribuye desde Honduras hasta Colombia pasando por Nicaragua, Costa Rica y Panamá (Causado et al. 2008). Existen cuatro subespecies de las cuales sólo Cebus capucinus ssp. imitator ocurre en la zona de estudio, se le observa desde el nivel del mar hasta los 2000 metros de altitud, se le encuentra principalmente en bosques secos, bosques húmedos, bosques riparios, manglares y bosques secundarios maduros (Wong et al. 1999). En el Corredor Biológico de Osa los monos carablanca parecen ser adaptables tanto a bosques primarios como secundarios (O'Brien 2012).

El mono carablanca acostumbra usar herramientas como palos para extraer insectos de agujeros en árboles y piedras para abrir frutas secas (Chevalier-Skolnikoff 1990, Wong et al. 1999) e inclusive se les ha observado utilizando plantas medicinales (Baker 1996). Los machos son los que mantienen vigilancia cuando hay otras tropas de carablanca en el área (Rose and Fedigan 1995). El en Parque Nacional Corcovado forman grupos de 5-36 individuos dependiendo del tamaño del hábitat disponible (Wong et al. 1999), en el Parque Nacional Santa Rosa los grupos tienen un tamaño promedio de 15.8 individuos (Fedigan y Jack 2001), y una densidad de 3.9 ind./km2 (Fedigan et al. en 1985). En la Reserva Biológica Lomas Barbudal se estima una densidad de 3.7 ind./km2 (Elizondo 1999).

El mono cara blanca tiene cola prensil de tamaño mediano y pesan desde 1.8 hasta 4 kilogramos. Su pelaje es negro en todo su cuerpo con excepción de la cabeza, pecho y hombros donde el pelaje es de color crema amarillento (Wong et al. 1999). En Costa Rica se reporta que alcanza la madurez sexual a los tres o cuatro años. El periodo de gestación para la especie es de 5 meses y medio, el intervalo entre nacimientos es de 26 meses, y el periodo de lactación dura de 12 a 24 meses, un periodo largo comparado con otros primates de similar tamaño (Fedigan and Rose 1995). Normalmente nace una cría cada vez, y el apareamiento ocurren todo el año en Parque Nacional Corcovado (Wong et al. 1999), sin embargo, en el Parque Nacional de Santa Rosa, se observa un pico en el número de nacimientos durante la época seca y el inicio de la época de lluvias (Fedigan et al. 1996).

El mono carablanca es oportunista y generalista en su alimentación (Fedigan 1990), en la Osa y Golfito se alimentan en todos los estratos del bosque desde las partes altas hasta el suelo. Las frutas son normalmente la base de su dieta, en el Parque Nacional de Santa Rosa se observó que 81.2% del tiempo destinado a alimentarse lo pasan consumiendo frutos de 41 especies de plantas (Chapman 1989). La proporción de frutas en la dieta del mono carablanca es variable, en el Parque Nacional Santa Rosa se reporta que varía de 53% a 81%, mientras que la proporción de insectos varía de 16% a 44% (Chapman and Fedigan 1990). Entre los componentes de su dieta se encuentran “guarumo macho” (Pourouma aspera), “guabas” (Inga spp.), “manú” (Minquartia guianensis), “tucuico” (Ardisia revoluta), “palo maría” (Casearia arguta), “ guarumo” (Cecropia peltata), “ pozolillo” (Cupania guatemalensis), “guaitil” (Genipa americana), “murta” (Hirtella racemosa), “níspero” (Manilkara chicle), “capulín” (Muntigia calabura), “jorco” (Rheedia edulis), “almendro” (Dipteryx panamensis) y “palmito” (Welfia georgii) (Elizondo 1999).

El mono carablanca también consume flores, huevos de aves, larvas de lepidópteros, hormigas, chicharras, saltamontes y abejones (Wong et al. 1999), pequeños vertebrados como murciélagos, ranas (Causado et al. 2008), pizotes, ardillas e iguanas (Wong et al. 1999). En el Parque Nacional Santa Rosa se observan niveles altos de predación de vertebrados. (Fedigan 1990). En el parque Nacional Corcovado se alimentan también de pinzotes (Nasua narica) recién nacidos, ardillas (Sciurus sp), iguanas (Iguana iguana) y urracas (Calocitta formosa) (Wong et al. 1999). Burghardt (2005) indica que gran parte de la dieta del mono carablanca posee elementos en común con la dieta con los monos ardilla (Saimiri oerstedi), sin embargo los monos ardilla no representan competencia en este aspecto ya que temen a los monos carablanca y evitan encuentros.

En el Parque Nacional Corcovado se observa que muchas veces los murciélagos de campamento (Artibeus watsoni, Uroderma bilobatum y Vampyressa pusilla) logran escapar del ataque de los monos, sin embargo, luego del escape frecuentemente son atrapados por el águila bidentada (Harpagus bidentatus) que sigue de cerca a las tropas de monos con la finalidad de alimentarse de la fauna que es disturbada por estos (Boinski y Timm 1985). Algunas de las especies que se alimentan de monos carablanca son los grandes rapaces, la boa (boa constrictor), el jaguar (Panthera onca) y el puma (Puma concolor) (Wong et al. 1999).

El mono carablanca es un excelente dispersor de semillas y dispersan un gran porcentaje de las especies que conforman su dieta. Un estudio realizado en el Parque Nacional Palo Verde se encontró que el 98% de las heces del mono carablanca contenían semillas de las cuales el 99.52% se encontraban intactas (Wehncke et al. 2004). Asimismo Elizondo (1999) menciona que los monos carablanca son importantes dispersores del palmito (Welfia georgii).


3. Estado de Conservación (pasado-presente-futuro)

El mono carablanca en Costa Rica se encuentra catalogado como especie de fauna con población reducida o amenazada (República de Costa Rica 2005) y se encuentra protegido por la Ley de Conservación y de Vida Silvestre No. 7.317. Dentro de la Península de Osa se ha registrado su ocurrencia en los Parques Nacionales de Corcovado y Piedras Blancas (Causado et al. 2008), los Refugios Nacionales de Vida Silvestre Preciosa - Platanares (Hidalgo y Cruz 2008), Pejeperro (Hidalgo et al. 2008), Saimiri Playa Carate (Hidalgo et al. 2005) y el Corredor Biológico Osa (O'Brien 2012).

En el año 2005 en el Parque Nacional de Corcovado se observó una gran cantidad de muertes de monos carablanca y otros mamíferos, probablemente debido a una baja disponibilidad de alimentos ocasionada por un periodo de lluvias particularmente intenso (Friends of the Osa 2006). Situación que podría haber reducido significativamente la población de monos carablanca.

Gracias a la creación del Parque Nacional Santa Rosa en Guanacaste, se incrementó la población del mono carablanca en un periodo de 28 años. Este incremento poblacional se dio principalmente a través de un incremento en el tamaño de los grupos existentes y se ve limitado por la necesidad del mono carablanca de beber de los ojos de agua durante la época seca (Fedigan y Jack 2001)


4. Principales amenazas

La principal amenaza que enfrenta esta especie a nivel global es la cacería para su uso como mascota, y la pérdida de hábitat es una amenaza en toda la distribución de la especie (Causado et al. 2008).

Los cultivos de frutales y musáceas, las plantaciones de palma y melina, y el tendido eléctrico como amenazas para los monos carablanca en la Península de Osa (Solano 2007). Asimismo Bahaa-el-din (2008) indica que la población silvestre de monos carablanca se ha visto afectada por la cacería para su comercio ilegal como mascota.

Los cultivos de frutales y musáceas representan una amenaza para el mono carablanca pues este los utiliza para alimentarse en época de lluvia, debido a la disminución de la disponibilidad de frutas e insectos durante la estación lluviosa. Los pobladores dueños de los cultivos consideran a los monos plagas y los matan (Solano 2007). Las plantaciones de palma (Elais guianensis) representan amenazas para los monos carablanca porque son visitadas frecuentemente por los monos carablanca y durante la época de cosecha son vulnerables al ataque de los recolectores de frutos en la plantación que los capturan para eliminarlos, para tenerlos como mascotas, o para divertirse. Por otro lado las plantaciones de melina (Gmelina arborea) son usadas por los monos para desplazarse pero cada año cuando parte de la plantación es aprovechada se crean vacíos de conectividad con el bosque que impiden el desplazamiento de los grupos de monos (Solano 2007). En la Península de Osa existen dos sitios donde el tendido eléctrico ha ocasionado muerte de monos. Uno ubicado en la entrada principal en la finca del sitio de bosque Danta Lodge y otro en la Finca Köbö (Solano 2007).


5. Acciones y recomendaciones

Erradicar la cacería del mono carablanca
  • Hacer cumplir las normas existentes mediante patrullaje, 
  • Específicamente en las zonas donde los cultivos se encuentran cercanos al bosque se recomienda impartir educación ambiental dirigida a los pobladores de la zona, con énfasis en alternativas productivas generadoras de ingresos y fomentar el establecimiento de cercas vivas y conexión arbórea entre los bosques y los cultivos, para evitar la muerte de monos que utilizan cultivos dentro de su rango de acción (Solano 2007). 

Proteger el hábitat del mono carablanca
  • Evitar la deforestación, 
  • Establecer conectividad entre áreas hábitat. 

6. Descripción de los materiales de referencia
  • Etiquetas utilizadas: 1.11. Ley, 5.3.6. Monos 
  • Número total de documentos (no todos utilizados en este reporte): 88 

7. Referencias bibliográficas

Bahaa-el-din L. (2008) Monkey census in pejeperrito watershed, Osa Peninsula, Costa Rica. Friends of the Osa.

Baker M. (1996) Fur rubbing: Use of medicinal plants by capuchin monkeys (Cebus capucinus). American Journal of Primatology 38: 263–270

Boinski S.U.E. & Timm R.M. (1985) Predation by Squirrel Monkeys and Double-toothed Kites on Tent-making Bats. American Journal of Primatology 9: 121–127

Causado J., Cuarón A.D., Shedden A., Rodríguez-Luna E. & De Grammont P.C. (2008) Cebus capucinus. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.2.: 6 Documento web URL http://www.iucnredlist.org/details/40020/0

Chapman C. & Fedigan L. (2008) Dietary differences between neighboring Cebus capucinus groups: local traditions, food availability or responses to food profitability? Folia Primatologica 54: 177–186

Chevalier-Skolnikoff S. (1990) Tool use by wild Cebus monkeys at Santa Rosa National Park, Costa Rica. Primates 31: 375–383

Elizondo L.H. (1999) Cebus capucinus. INBio Instituto Nacional de la Biodiversidad. Documento web URL http://darnis.inbio.ac.cr/ubis/FMPro?-DB=UBIPUB.fp3&-lay=WebAll&-error=norec.html&-Format=detail.html&-Op=eq&id=1615&-Find

Friends of the Osa (2006) On monks and monkeys. Friends of the Osa Newsletter. Washington DC.

Fedigan L.M., Fedigan L. & Chapman C. (1985) A census of Alouatta palliata and Cebus capucinus monkeys in Santa Rosa National Park, Costa Rica. Frenesia 23: 309 – 322

Fedigan L.M. (1990) Vertebrate predation in Cebus capucinus: Meat eating in a Neotropical Monkey. Folia Primatologica 54: 196–205

Fedigan L.M. & Jack K. (2001) Neotropical primates in a regenerating Costa Rican dry forest: A comparison of howler and capuchin population patterns. International Journal of Primatology 22: 689–713

Fedigan L., Rose L. & Morero Ávila R. (1996) Tracking a capuchin monkey (cebus capucinus) populations in a regenerating Costa Rican forest. In: Adaptive radiations of Neotropical Primates, pp. 289–307.

O’Brien F. (2012) Costa Rica Big Cats, Primates and Turtle Conservation.

República de Costa Rica (2005) Reglamento a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre No 32633. Costa Rica. La Gaceta Diario Oficial AÑO CXXVII No 180

Riba-Hernández P., Stoner K.E. & Lucas P.W. (2003) The sugar composition of fruits in the diet of spider monkeys (Ateles geoffroyi) in tropical humid forest in Costa Rica. Journal of Tropical Ecology 19: 709–716

Rose-Wiles L. & Fedigan L. (1995) Vigilance in white-faced capuchins, Cebus capucinus, in Costa Rica. Animal Behaviour 49: 63-70

Wehncke E. V., Valdez C.N. & Domínguez C.A. (2004) Seed dispersal and defecation patterns of Cebus capucinus and Alouatta palliata: consequences for seed dispersal effectiveness. Journal of Tropical Ecology 20: 535–543

Wong G., Sáenz J.C., Carrillo E., Suárez C. A., Tucker J. & Feeny C. (1999) Mamíferos del Parque Nacional Corcovado Costa Rica. Primera Ed. Costa Rica: Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio)


8. Figuras



Figura 1. Distribución global de mono carablanca Cebus Capucinus.
Fuente: Causado et al. (2008)



Figura 2. Mapa de distribución del mono carablanca Cebus capucinus en las área áreas silvestres protegidas 
de Costa Rica. Fuente: Elizondo (1999)



Figura 3. El porcentaje del tiempo destinado a alimentación que se empelo en cuatro tipos diferentes 
de alimentos por tres grupos vecinos de monos carablanca C. capucinus en el Parque Nacional Santa Rosa, Costa Rica. 
Fuente: Chapman and Fedigan (2008).