Fuente: www.tropicocr.com


Manigordo


Un reporte breve producido por el equipo de Ecosistemas Terrestres de la Iniciativa Osa & Golfito (INOGO)*. La Iniciativa Osa y Golfito, INOGO, es un esfuerzo colaborativo internacional para desarrollar una estrategia para el desarrollo humano sostenible y la gestión ambiental en los cantones de Osa y Golfito de Costa Rica. Su propósito es contribuir con el bienestar y la calidad de vida de la población, al mismo tiempo que asegurar la salud a largo plazo de los recursos primarios base representados en los ecosistemas marinos y terrestres de la región.


Rodolfo Dirzo a,b
Eben North Broadbent b,c **
Angélica María Almeyda Zambrano b,c
Lucía Morales Barquero c,d
Sandra Lucía Almeyda Zambrano b,c
Carlos Alberto Quispe Gil b,c,e

Department of Biology, Stanford University ( http://biology.stanford.edu ) 
Stanford Woods Institute for the Environment, Stanford University ( http://woods.stanford.edu )
Spatial Ecology and Conservation (SPEC) Lab, Department of Geography, University of Alabama, Tuscaloosa ( http://speclab.ua.edu )
FONASO program, Bangor University, UK and Goettingen University, Germany ( http://fonaso.eu )
Amazon Conservation Association ( http://www.amazonconservation.org )

* Para aprender más sobre INOGO visite nuestro sitio web: http://inogo.stanford.edu
** Por favor contactarme con cualquier pregunta a: eben@ua.edu


Manigordo


1. Resumen

Nombre Común: Manigordo, ocelote
Nombre científico: Leopardus pardalis 
Estado de conservación: 
● CITES: Incluida en el Apéndice I 
● IUCN: Preocupación Menor (LC) 
● Estatus en Costa Rica: En Peligro de Extinción 
Protección en Costa Rica. Protegida por la Ley de Conservación y de Vida Silvestre No. 7.317 
Principales amenazas: Pérdida y fragmentación de hábitat, caza furtiva, comercio ilegal de mascotas y pieles y la matanza en represalia por depredación de aves. 
Acciones recomendadas: Protección de hábitat, erradicación de la cacería y resolver los conflictos por depredación de aves. 


2. Introducción

El manigordo, Leopardus pardalis, es el más grande entre los pequeños felinos manchados, pesa de 7 a 14.5 kg, su actividad es generalmente nocturna y crepuscular, es terrestre y de hábito solitario (Wong et al. 1999). Su rango de distribución abarca desde el sur de Texas y México pasando por toda Centroamérica y parte de América del Sur, hasta el norte de Argentina y sur de Brasil y Uruguay, se encuentra en todos los países de América del Sur excepto en Chile (Sunquist y Sunquist 2002). Se reporta que se le puede encontrar hasta los 3000 msnm (Caso et al. 2008). En Costa Rica, ocurre en tierras bajas, medias y altas hasta los 3800 m de altitud, de las vertientes Caribe y del Pacífico, y se le puede encontrar en un gran variedad de hábitats desde bosques húmedos a secos, bosques de galería a secundarios maduros, manglares, matorrales, pastizales, páramos subalpinos y en ocasiones en áreas agrícolas como plantaciones de café (Wong et al. 1999, Vaughan 2011). La tendencia global de la población se estima es decreciente (Caso et al. 2008).

A nivel de Mesoamérica el manigordo es considerado el tercer felino más grande después del jaguar y el puma, cumple una importante función en los ecosistemas que habita, es uno de los principales depredadores carnívoros en la cadena trófica; es capaz de utilizar hábitats que el jaguar y el puma no logran habitar, gracias a que sus requerimientos son menores, como tener áreas de acción más pequeñas y alimentarse de presas más pequeñas que poseen poblaciones más abundantes (Carazo 2009). Sin embargo es una especie asociada a vegetación densa y cobertura boscosas (Murray y Gardner 1997).

Los manigordos, similar a otros felinos, son considerados animales crípticos, simpátricos, territoriales, depredadores oportunistas, de hábito solitario, y que requieren de amplias áreas para vivir (Rabinowitz y Nottingham 1986, Quigley y Crawshaw 1992, Emmons 1987, Taber et al. 1997, Wong 1999, Bustamante 2008). Tienen un porcentaje de actividad nocturna de 90.69%, y diurna de 9.25% (Moreno 2006). El manigordo puede habitar una gran variedad de ecosistemas incluyendo bosques de manglares y pantanos costeros, pradera de sabanas y pastizales, matorrales espinosos y bosques tropicales de todo tipo (primarios, secundarios, caducifolios y nublados) (Nowell y Jackson 1996).


El área de acción de los manigordos a lo largo de su distribución comprende desde 0.8 a 14.6 km2, aunque por lo general está por debajo de los 10 km2 (Crawshaw y Quigley 1989, Trólle y Kéry 2003). El área de acción varía de acuerdo a las características propias de cada lugar y factores importantes como disponibilidad de presas, y presión de cacería, entre otros (Carazo 2009). También varía de acuerdo al género, el área de acción de los machos es mayor al de las hembras (Wong et al. 1999). La densidad poblacional del manigordo a lo largo de su rango de distribución varía de 5 a 100 individuos por cada 100 km2, siendo más alta en comparación a otros pequeños felinos (Oliveira et al. 2010).

En el Parque Nacional del Corcovado (PNC) el manigordo tiene un comportamiento oportunista, generalmente caza sus presas en el suelo, pocas veces trepan a los árboles (Wong et al. 1999). El manigordo es carnívoro, se alimenta de animales medianos y pequeños como mamíferos (roedores), aves y reptiles (culebras) (Emmons 1987, Wong et al. 1999). En el PNC, algunos animales que conforman su dieta son ratas y ratones de monte (Proechimys semispinosus, Heteromys desmarestianus), zorros pelones (Didelphis spp), y la guatuza (Dasyprocta punctata) (Wong et al. 1999); algunas veces puede cazar animales de tamaño mediano, como monos (Alouatta spp. y Ateles spp.), perezosos (Choloepus hoffmanni), guatusas (Dasyprocta punctata) y armadillos (Dasypus novemcinctus) (Bustamante 2008). En la Estación Biológica Sirena, PNC, se observó que el manigordo caza principalmente animales pequeños (menores a 2500 g, por lo general ratones), durante todo el año (época lluviosa y seca) su principal presa y más frecuente es el ratón espinoso (Proechimys semispinosus) (Chinchilla 1997), otra de sus presas principales dentro del PNC, son las iguanas verdes (Iguana iguana) (Bustamante 2008).

En el área de amortiguamiento del PNC se han observado las horas más activas de los manigordos, resultando ser más activos durante la noche, presentando dos picos de actividad entre las 18:00 y las 21:00 horas, y a las 23:00 horas (Bustamante 2008). En cuanto a las áreas acción utilizadas por los ocelotes se pudo estimar para 5 individuos machos recorrieron en promedio 6.89 km2 (rango de 1.16 – 11.68 km2) (Bustamante 2008), en cuanto a su hábitat estos felinos se observaron principalmente en bosques primarios (54%), en bosques secundario (31 %) y en tacotal maduro (15%) (Bustamante 2008). En el PNC, se ha observado que las hembras tienen generalmente una sola cría. (Wong et al. 1999), pudiendo tener hasta 4 crías y su periodo de gestación es de 85 días aproximadamente llegando a la adultez al año y medio para las hembras y los dos años para los machos.

Los felinos como el manigordo cumplen una función reguladora en la poblaciones silvestres en distintos nichos ecológicos, debido a que ocupan una amplia gama de hábitats interactuando como depredadores o competidores (Seidensticker y Lumpkin 2004), por lo que son especies indicadoras de la buena calidad de los ecosistemas y claves para la conservación (Terborgh 1990 citado por Bustamante 2008).


3. Estado de Conservación

El manigordo, esta categorizada a nivel mundial como de Preocupación Menor (LC) según la Lista Roja de la IUCN (Caso et al. 2008). Es el felino con mayor abundancia en la mayoría de hábitats de zonas bajas del Neotrópico, pero, algunas poblaciones están amenazadas decreciendo su número (Carazo 2009).

En Costa Rica, el manigordo es poco común (Wong et al. 1999) y es considerado una especie en peligro de extinción. Es una especie protegida por la Ley de Conservación de Vida Silvestre No. 7.317 de 1992. Incluida en el Apéndice I de CITES para Costa Rica. En la Osa se encuentran poblaciones de este felino en buenas condiciones de conservación (INBio 2006).

El hábitat del manigordo se redujo en un 34% entre 1940 y 1970. En 1977 las áreas más grandes de hábitat de bosques densos y aislados se ubicaron en Talamanca, Chambacú, Irazú, y Osa, mientras que las áreas protegidas con mayor extensión de hábitats para este felino están en el Parque Internacional la Amistad (1900 Km2), la Reserva Forestal Río Macho (920 km2), la Reserva Forestal Golfo Dulce (593 Km2) y la Reserva Forestal Los Santos (533 Km2) (Vaughan 2011).

En 1977 se estima que habitaban en Costa Rica 1106 a 1975 manigordos en Talamanca, y 226 a 475 individuos en la zona protegida la Amistad, calculando una densidad de 0.14 a 0.25 individuos/km2 (Vaughan 2011). Al sureste de la Península de Osa (Zona de amortiguamiento del PNC), en el área comprendida entre Carbonera y La Leona se estimó una densidad poblacional de 18 manigordos en 100 km2 (Bustamante 2008). En la parte central-oeste del PNC, Área de Conservación Osa, en el área alrededor de la Estación Biológica Sirena, se determinó una densidad poblacional de manigordos de 49.07 (± 0.3) individuos por cada 100 km², de las cinco especies de felinos presentes en el parque el manigordo es el más abundante seguido por el puma (Carazo 2009). En el PNC, se calculó una densidad poblacional de 23.57 individuos/100 km2 (Salom-Pérez 2005).


4. Principales Amenazas

Las principales amenazas a nivel de América, son la pérdida y fragmentación de hábitat, el comercio ilegal (mascotas y pieles), y la matanza debido a la represalia por la depredación de aves de corral (Caso et al. 2008). Durante la década de los 60 y 70 la piel del manigordo fue una de las más apreciadas en el mercado de la moda Norteamericana y Europea, a pesar que este mercado fue erradicado, aún se mantiene un comercio ilegal, y es también el felino más encontrado en cautiverio de manera ilegal (Carazo 2009). En el PNC, algunos de sus depredadores son el jaguar, el puma, la boa (Boa constrictor), y el águila arpía (Harpia harpyja) (Wong et al. 1999).

En la Osa los principales factores que agudizan las amenazas sobre el manigordo, son las poblaciones reducidas, la pérdida de diversidad genética, la disminución del éxito reproductivo, la cacería de sus presas, el aislamiento entre poblaciones limitando los procesos de migración, como la falta de conectividad entre los principales áreas protegidas donde habitan (Parque Nacional Corcovado, Reserva Forestal Golfo Dulce y Parque Nacional Piedras Blancas), por lo que sus posibilidades de recuperación son muy limitadas (INbio 2006).


5. Acciones y recomendaciones

Erradicar la cacería del manigordo
· Hacer cumplir las normas existentes mediante patrullaje para erradicar la cacería ilegal, como se hace en Perú (Nowell y Jackson 1996). 
· Solucionar los conflictos por la depredación de aves de corral y evitar las matanzas por represalia. (Caso et al. 2008). 

Proteger el hábitat del manigordo
· Protección de su hábitat para mantener las poblaciones, esta especie necesita áreas de conservación grandes como mega reservas, (Caso et al. 2008). 

Generar mayor conocimiento
· El conocimiento científico, de los manigordos en Mesoamérica es escaso, limitando la posibilidad de tomar decisiones adecuadas en función de su conservación, como realizar estimaciones periódicas de abundancia de sus presas y el felino, estudios de sus amenazas, ecología y biología. 


6. Descripción de los materiales de referencia

· Etiquetas utilizadas: 1.11. Ley, 5.3.4. Grandes felinos
· Número total de documentos: 21 


7. Referencias bibliográficas

Bustamante A. (2008) Densidad y uso de hábitat por los felinos en la parte sureste del área de amortiguamiento del Parque Nacional Corcovado, Península de Osa, Costa Rica. Tesis de Maestría. Instituto Internacional en Conservación y Manejo de Vida Silvestre, Universidad Nacional, Costa Rica.

Carazo Salazar J. (2009) Cambios en las poblaciones de jaguares (Panthera onca) sus presas potenciales y manigordos (Leopardus pardalis), en dos periodos de tiempo sujetos a diferentes esfuerzos de control de cacería en el Parque Nacional Corcovado, Costa Rica. Tesis de Maestría. Instituto Internacional en Conservación y Manejo de Vida Silvestre, Universidad Nacional, Costa Rica.

Caso A., Lopez-Gonzales C., Payan E., Eizirik E., De Oliveira T., Leite-Pitman R., Kelly M. & Valderrama C. (2008) Leopardus pardalis. IUCN Red List of Threatened Species. Version 2012.2: 4 Documento web URL http://www.iucnredlist.org/details/11509/0

CITES Convención sobre el Comercio Internacional de Especies Amenazadas de Fauna y Flora Silvestre (2012) Apéndices I , II y III. 41: 48 Documento web URL http://www.cites.org/esp/app/2012/S-2012-09-25.pdf

Chinchilla F.A. (1997) La dieta del jaguar (Panthera onca), el puma (Felis concolor) y el manigordo (Felis pardalis) (Carnivora: Felidae) en el Parque Nacional Corcovado, Costa Rica. Revista Biológica Tropical 45: 1223–1229

Crawshaw, P. G., & Quigley, H. B. (1989). Notes on Ocelot movement and activity in the Pantanal Region, Brazil. Biotropica 21(4): 377–379.

De Oliveira, T. G., Tortato, M. A., Silveira, L., Kasper, C. B., Mazim, F. D., Lucherini, M., Jácomo, A. T., et al. (2010). Ocelot ecology and its effect in the small-felid guild in the lowland Neotropics. En D. W. Macdonald & A. J. Loveridge (Eds.), Biology and Conservation of Wild Felids (pp. 557–580). New York: Oxford University Press.

Emmons L.H. (1987) Comparative feeding ecology of felids in a neotropical rainforest. Behavioral Ecology and Sociobiology 20: 271–283

Instituto Nacional de Biodiversidad INBio (2006) Revisión de los Objetos de Conservación, Análisis de Viabilidad Ecológica y Programa de Monitoreo para el Sitio Prioritario Osa, Costa Rica.

Moreno, R. S. (2006). Parámetros poblacionales y aspectos ecológicos de los felinos y sus presas en Cana, Parque Nacional Darien, Panamá. Universidad Nacional. Heredia. Costa Rica. Tesis de Maestría. Instituto Internacional en Conservación y Manejo de Vida Silvestre, Universidad Nacional, Costa Rica.

Murray, J. L., & Gardner, G. L. (1997). Leopardus pardalis. Mammalian Species 548, 10

Nowell, K., & Jackson, P. (1996). Wild Cats: Status Survey and Conservation Action Plan (p. 382). Gland: IUCN/SSC Cat Specialist Group.

Quigley H. & Crawshaw P. (1992) A conservation plan for the jaguar Panthera onca in the Pantanal region of Brazil. Biological Conservation 61: 149–157

Rabinowitz A. & Nottingham B. (1986) Ecology and behaviour of the jaguar (Panthera onca) in Belize, Central America. Journal of Zoology 210: 149–159

República de Costa Rica (2005) Reglamento a la Ley de Conservación de la Vida Silvestre No 32633. Costa Rica. La Gaceta Diario Oficial AÑO CXXVII No 180

Salom-Pérez, R. (2005). Ecología del jaguar (Panthera onca) y del manigordo (Leopardus pardalis) (carnivora: Felidae) en el Parque Nacional Corcovado, Costa Rica. Tesis de Maestría, Programa de Biología, Universidad de Costa Rica.

Seidensticker, J. & S. Lumpkin. 2004. Cats: Smithsonian answer book. Smithsonian Institute. Printed in Singapore. 254 p

Sunquist M. & Sunquist F. (2002) Wild Cats of the World (pp. 113-120). University of Chicago Press.

Taber A., Novaro A., Neris N. & Colman F. (1997) The food habits of sympatric jaguar and puma in the Paraguayan Chaco. Biotropica 29: 204–213

Trolle, M., & Kéry, M. (2003). Estimation of ocelot density in the Pantanal using capture – recapture analysis of camera-trapping data. Journal of Mammalogy 84(2): 607–614.

Vaughan, C. (2011). Change in dense forest habitat for endangered wildlife species in Costa Rica from 1940 to 1977. Research Journal of the Costa Rican Distance Education University 3(1): 99–161

Wong G., Sáenz J.C., Carrillo E., Suárez C. A., Tucker J., Feeny C. (1999) Mamíferos del Parque Nacional Corcovado Costa Rica. Costa Rica: Instituto Nacional de Biodiversidad (INBio).


7. Tablas

Tabla 1. Dieta de Leopardus pardalis en el Parque Nacional de Corcovado. 
Fuente: Chinchilla 1997 


8. Figuras



Figura 1. Mapa de distribución global de Leopardus pardalis. Fuente: Caso et al. (2008)



Figura 2. Densidad poblacional del Leopardus pardalis en la Península de Osa. Fuente: Bustamante A. (2008)


Figura 3. Actividad Circadiana de Leopardus pardalis en la Península de Osa. Fuente: Bustamante (2008).



Figura 4. Tipo de Actividad de Leopardus pardalis en la Península de Osa. Fuente: Bustamante (2008).



Figura 5. Presencia de Leopardus pardalis según tipo de cobertura vegetal en la Península de Osa. Fuente: Bustamante (2008).



Figura 6. Porcentaje de aparición y la biomasa relativa consumida por Leopardus pardalis en la Península de Osa. Fuente: Bustamante (2008).



Figura 7. Tipos de presas según la masa corporal de las especies depredadas por Leopardus pardalis en la Península de Osa. Fuente: Bustamante (2008).



Figura 8. Hábitat de bosque para especies de vida silvestre amenazadas en Costa Rica (1940 - 1977). Fuente: Vaughan (2011)



Figura 9. Habitat de bosque en Costa Rica (1940-1950-1961-1977) para las especies Cebus capucinus, Leopardus pardalis (Felis pardalis), Panthera onca, Puma concolor (Felis concolor), Felis wiedii, Felis tigrina, Tayassu tajacu and Tapirus bairdii. Fuente: Vaughan (2011).



Figura 10. Hábitat de bosque en Costa Rica (1977) para la especie Leopardus pardalis (Felis pardalis). Fuente: Vaughan (2011).